Alerta !! Cometa Ikeya – Murayami se dividió en partes

 

ALERTA !!

El cometa Ikeya – Murakami se ha fragmentado en cuatro partes. Esto fue informado a través de la circular MPC 2016-C51 emitida el 5 de Febrero de 2016 a las 17:22 TU.
En las imágenes publicadas en la página de la LIADA aparecen de forma definida el cuerpo principal del cometa en A y sus fragmentos B, C, D y E.
Si bien no poseemos mayores datos de efemérides o de otra índole, rogamos dirigirse a la página de observación de cometas de la LIADA. La URL es https://rastreadoresdecometas.wordpress.com

 

 

P2010V1-frag_20160205_pic-du-midi
Imagen del cometa Ikeya – Murayami tomada por el telescopio 1 del Observatorio Pic du Midi – Francia

La NASA completó el ensamblaje del espejo primario del Telescopio Espacial James Webb que sustituirá al Hubble

16-013b.jpg JW Primary Mirror Fully Assembled

En la sala completamente limpia del Centro de Vuelos Espaciales Goddard en Greenbelt, Maryland, el equipo de técnicos del Telescopio Espacial James Webb emplea un brazo robótico para instalar el último de los 18 espejos que forman el espejo primario, en la estructura del telescopio. Crédito: NASA/Chris Gunn.

16-013a.jpg Vista delEspejo Primario delTelescopio Espc JWarmado

El segmento número 18 y última del espejo primario   está instalado en lo que será el más grande y más potente telescopio espacial jamás lanzado. La instalación definitiva del último segmento del espejo el Miércoles pasado en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland marca un hito importante en el montaje  del Telescopio Espacial James Webb, de la agencia.

“Los científicos e ingenieros han estado trabajando sin descanso para instalar estos increíbles espejos, casi perfectos, que enfocarán  la luz de los reinos previamente ocultos de atmósferas planetarias, regiones de formación de estrellas y los inicios del Universo”, dijo John Grunsfeld, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington. “Con los espejos finalmente ensamblados, estamos un paso más cerca de las observaciones audaces que desentrañaran los misterios del Universo.”

Con el uso de un brazo robótico, que recuerda a una máquina con garras, el equipo instaló meticulosamente todos los segmentos del espejo primario del J. Webb en la estructura del telescopio. Cada uno de  los segmentos del espejo con forma de hexágonos mide poco más de 4.2 pies (1.3 metros) de ancho – aproximadamente el tamaño de una mesa de café – y pesa aproximadamente 88 libras (40 kilogramos). Una vez en el espacio y en pleno funcionamiento, los 18 segmentos del espejo primario trabajarán juntos como uno sólo de gran diámetro, de 21,3 pies (6,5 metros) de espejo.

“Completar el montaje del espejo primario es un hito muy importante y la culminación de más de una década de diseño, fabricación, pruebas y ahora el montaje del sistema del espejo primario”, dijo Lee Feinberg, administrador de elementos ópticos del telescopio  en el Centro Goddard. “Hay un enorme equipo de todo el país que ha contribuido a este logro.”

Mientras que la instalación del espejo primario puede ser terminada en el observatorio infrarrojo, del  tamaño de una cancha de tenis , todavía hay mucho trabajo por hacer.

“Ahora que el espejo se ha completado, miramos hacia adelante, en la instalación de las otras partes ópticas y la realización de pruebas en todos los componentes para asegurarnos de que el telescopio puede soportar el lanzamiento en un cohete”, dijo Bill Ochs, director del proyecto del Telescopio Espacial James Webb. “Esta es una gran manera de comenzar el 2016!”

Los espejos fueron construidos por Ball Aerospace & Technologies Corp., en Boulder, Colorado. Ball es el principal subcontratista de Northrop Grumman para la tecnología óptica y el diseño de sistemas ópticos. La instalación de los espejos en la estructura del telescopio fue llevada a cabo por Harris Corporation, un subcontratista de Northrop Grumman. Harris Corporation lleva adelante la integración y las pruebas  del telescopio.

“El equipo de Harris va a instalar el conjunto de la óptica detrás de los espejos y  el espejo secundario con el fin de terminar el telescopio,” dijo Gary Matthews, director de exploración del universo en Harris Corporation. “El corazón del telescopio, el Módulo del Instrumento de Ciencia integrado,se coloca  a continuación, en el telescopio. Después acústica, vibración y otras pruebas en el Goddard, enviaremos el sistema al Centro Espacial Johnson en Houston para una prueba criogénica intensiva de la óptica para asegurar que todo esté funcionando correctamente “.

El telescopio espacial James Webb es el sucesor científico dell telescopio espacial Hubble de la NASA. Será el más poderoso telescopio espacial jamás construido. El J. Webb estudiará muchas fases de la historia de nuestro universo, incluyendo la formación de sistemas solares capaces de soportar la vida en planetas similares a la Tierra, así como la evolución de nuestro propio sistema solar. Está proyectado  su lanzamiento para el 2018, desde la Guayana francesa a bordo de un cohete Ariane 5.  El Telescopio J. Webb es un proyecto internacional dirigido por la NASA con sus socios, la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense.

Crédito : NASA/ Goddard Space Flight Center.

EL artículo original en Ingles puede verlo aquí.

Toda la información sobre el Telescopio Espacial J. Webb, desde su diseño, instrumentos, ensamblado, imágenes, videos, e incluso la transmisión en directo del ensamblaje mediante dos web-cams, desde la Sala Limpia del Centro Goddard, los encuentra aquí.

Nuevo estudio cuestiona el rol de Júpiter como escudo protector de la Tierra contra los impactos de Cometas

PIA04866-4x3.jpg Júpiter

Crédito : NASA

No sólo no es cierto  el concepto de ” Júpiter como escudo “, lo que implica que el planeta protege a la Tierra de los impactos de cometas, sino todo lo contrario, tal vez el papel más importante de Júpiter en la promoción del desarrollo de la vida en la Tierra fue  – la entrega de los materiales volátiles necesarios para que la vida apareciese, desde el  Sistema Solar Exterior.

Este nuevo estudio de simulación, y el papel previamente subestimado que Saturno también puede haber jugado en la evolución de la vida en la Tierra, se presentan en un artículo de investigación original publicado en  Astrobiología.

En  “Júpiter: Cosmic Jekyll y Hyde” , Kevin Grazier, PhD, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, describe el estudio en el que se simula la evolución de las decenas de miles de partículas en los espacios entre los planetas jovianos en un período de  100 millones de años.

Basándose en los resultados, el Dr. Grazier concluye que el papel protector  ampliamente aceptado atribuido a Jupiter es incorrecto. Las simulaciones mostraron que la acción conjunta de Júpiter y  Saturno es enviar una fracción significativa de las partículas de dicha zona al Sistema Solar Interior y en órbitas que cruzan la trayectoria de la Tierra. Se propone que un sistema solar con uno o más planetas similares a Júpiter situados más allá de la región de potenciales planetas terrestres es beneficioso para el desarrollo de la vida.

“En un esfuerzo sin precedentes para resolver el enigma de si los cuerpos jovianos protegen los planetas habitables de los impactos catastróficos para la vida, el Dr. Grazier presenta un estudio de modelación que habla de la increíble complejidad de la evolución Planetesimal en el Sistema Solar”, dice Sherry L. Cady , PhD, Editor en Jefe de  Astrobiología  y un científico jefe del Laboratorio Nacional del noroeste del Pacífico.

“En este trabajo, nos enteramos de que el concepto excesivamente simplista de ‘Júpiter como escudo” es una cosa del pasado, y las futuras investigaciones en esta área requerirán el uso continuado de los tipos de estrategias de simulación robustas empleados con este fin con eficacia en el trabajo del Dr. Grazier “.

Fuente : Astrobiology Magazine. El artículo original en Inglés puede verlo aquí.

Artículos relacionados

Júpiter: ¿ Amigo o Enemigo?: http://axxon.com.ar/nasa/nasa_03sep_01.htm

En un inesperado hallazgo, el complejo de radiotelescopios ALMA encuentra granos fríos de polvo alrededor de un disco protoplanetario

 

 

The young star 2MASS J16281370-2431391 lies in the spectacular Rho Ophiuchi star formation region, about 400 light-years from Earth. It is surrounded by a disc of gas and dust — such discs are called protoplanetary discs as they are the early stages in the creation of planetary systems. This particular disc is seen nearly edge-on, and its appearance in visible light pictures has led to its being nicknamed the Flying Saucer. The main image shows part of the Rho Ophiuchi region and a much enlarged close-up infrared view of the Flying Saucer from the NASA/ESA Hubble Space Telescope is shown as an insert.
La estrella jóven 2MASS J16281370-2431391 yace en la espectacular región de formación estelar Rho Ophiuchi , a cerca de 400 años luz de la Tierra. Está rodeada por un disco de gas y polvo — tales discos son llamados  “discos protoplanetarios” ya que representan las primeras etapas  en la creación de sistemas planetarios. Este disco en particular se ve en la imagen casi de canto, y su apariencia en luz visible ha conducido a llamarlo “Platillo Volador”. La imagen principal muestra parte de la región Rho Ophiuchi, e insertada en ella, una imagen aumentada del “Platillo Volador” tomada en el infrarrojo por el telescopio espacial Hubble de NASA/ESA.
This chart shows the large constellation of Ophiuchus (The Serpent Bearer). In the southern part of this constellation there is a spectacular region of dark and bright clouds, forming part of a region of star formation. This chart, which shows all the stars easily seen with the naked eye on a dark and clear night, shows the location of Rho Ophiuchi, the brightest star in the region.
Esta carta muestra la gran constelación de Ofiuco. En la parte sur de esta constelación se encuentra una espectacular región de nubes brillantes y oscuras, que forman parte de una región de formación estelar. Esta carta, que muestra todas las estrellas fácilmente visibles a ojo desnudo en una noche clara, señala la ubicación de Rho Ophichus, la estrella más brillante de la región.

 

Un equipo de astrónomos ha utilizado los telescopios ALMA e IRAM para realizar la primera medición directa de la temperatura de los grandes granos de polvo que se encuentran en las partes exteriores de un disco de formación de planetas alrededor de una estrella joven. Aplicando una novedosa técnica a las observaciones de un objeto conocido como “Platillo Volante”, se ha descubierto que los granos tienen temperaturas mucho más bajas de lo esperado: -266 grados centígrados. Este sorprendente resultado sugiere que será necesario revisar los modelos de estos discos.

El equipo internacional, liderado por Stéphane Guilloteau,  del Laboratorio de Astrofísica de Burdeos (Francia), midió la temperatura de los grandes granos de polvo que hay alrededor de la joven estrella 2MASS J16281370-2431391. Esta estrella está rodeada por un disco de gas y polvo.

Puede leer el artículo original completo en Español con  excelentes fotos, videos y referencias  , aquí.

Fuente : ESO

 

 

 

 

 

 

A 1 billón de kilómetros de distancia: un planeta solitario y su estrella distante

J2126-8140_V4-1.jpg Lonely planet distant from it parent star

Representación artística de  2MASS J2126. Crédito: University of Hertfordshire / Neil Cook. 

 

Un equipo de astrónomos ha visto que el planeta 2MASS J2126 que se creía que flotaba libremente en el espacio en realidad gira alrededor de una estrella situada a 1.000 millones de km, a unas 7.000 AU. En la misma región del espacio se había visto una estrella muy joven denominada TYC 9486-927-1, que ahora se ha visto que en realidad está unida al planeta. El hallazgo se ha dado al comprobar que los dos astros, situados ambos a una distancia de 104 años luz, se mueven con la misma velocidad y con la misma dirección. Es el planeta más distante a su estrella conocido, tiene una masa entre 11,6 a 15 veces la de Júpiter y tarda unos 900.000 años en completar su órbita. El artículo fue publicado en el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

En los últimos cinco años una serie de planetas flotantes libres han sido encontrados. Estos son gigantescos mundos gaseosos como Júpiter que carecen de la masa necesaria para que tengan lugar  las reacciones nucleares que hacen que las estrellas brillen, entonces enfriándose y desvaneciéndose  con el tiempo. La medición de las temperaturas de estos objetos es relativamente sencilla, pero depende de su masa y edad. Esto significa que los astrónomos necesitan averiguar la edad que tienen, antes de que puedan determinar si son lo suficientemente ligeros para ser planetas o bien si son más pesados y son ‘fracasos de estrellas’, conocidas como enanas marrones.

Investigadores estadounidenses encontraron al planeta 2MASS J2126 en un sondeo del  cielo en el infrarrojo, y lo marcaron como un posible objeto  joven y por lo tanto de baja masa. En el 2014, investigadores canadienses identificaron a 2MASS J2126 como un posible miembro de un grupo de  estrellas y enanas marrones 45 millones años de edad conocido como la Asociación Tucana Horologium. Esto significaba que era joven y de  masa lo suficientemente baja  para ser clasificado como un planeta en flotación  libre.

En la misma región del cielo, TYC 9486-927-1 es una estrella que había sido identificada como  joven, pero no como miembro de algún grupo conocido de estrellas jóvenes. Hasta ahora nadie había sugerido que TYC 9486-927-1 y 2MASS J2126 estuviesen   de alguna manera vinculados.

El autor principal, el Dr. Niall Diácono de la Universidad de Hertfordshire ha pasado los últimos años en busca de estrellas jóvenes con compañeros en órbitas amplias. Como parte del trabajo , su equipo analizó  listas de estrellas jóvenes conocidas, enanas marrones y planetas que flotan libremente, para ver si algunos de ellos pudiesen estar vinculados. Encontraron que TYC 9486-927-1 y 2MASS J2126 se mueven juntos a través del espacio  y están ambos a unos 104 años luz del Sol, lo que implica que están asociados.

“Este es el sistema planetario más amplio encontrado hasta el momento y ambos miembros  se conocían desde hace ocho años”, dijo el Dr. Deacon, “pero nadie antes había hecho el vínculo entre los objetos. El planeta no es tan solitario como nosotros primero pensamos, pero está sin duda en una relación de muy larga distancia “.

Cuando miraron con más detalle, el equipo no fue capaz de confirmar que TYC 9486-927-1 y 2MASS J2126 fuesen miembros de algún grupo conocido de estrellas jóvenes.

“La pertenencia a un grupo de estrellas jóvenes es ideal para el establecimiento de una edad”, dijo el coautor del estudio, Josh Schlieder del Centro de Investigación Ames de la NASA, “pero cuando no podemos confirmarlo entonces  tenemos que recurrir a otros métodos.”

fig au pequeña 

 Imagen infrarroja en falso color dede TYC 9486-927-1 y 2MASS J2126.Las flechas muestran el movimiento proyectado de la estrella y el planeta en el cielo en más de 1000 años. La escala indica una distancia de 4.000 Unidades Astronómica (UA), donde 1 UA es la distancia media entre la Tierra y el Sol Crédito: 2MASS / S. Murphy / ANU.

El equipo observó el espectro – la luz dispersada – de la estrella para medir la magnitud de una característica causada por el elemento  litio. Este elemento es destruido en el principio de la vida de una estrella, así que cuanto más litio  tiene, tanto más joven es. TYC 9486-927-1 tiene registros más fuertes de litio que un grupo de estrellas de 45 millones de años de edad (la Asociación Tucana Horologium), pero también estos registros son más débiles que los correspondientes a un grupo de estrellas de 10 millones de años de edad, lo que implica una edad entre los dos.

En base a esta edad el equipo fue capaz de estimar la masa de 2MASS J2126, encontrando que es entre 11,6 y 15 veces la masa de Júpiter. Esto lo colocó en la frontera entre planetas y enanas marrones. Esto significa que 2MASS J2126 tiene  masa , edad y  temperatura similares a los de uno de los primeros planetas fotografiados directamente alrededor de otra estrella, beta Pictoris b.

“En comparación con  beta Pictoris b, 2MASS J2126 está más de 700 veces más lejos de su estrella”, señaló el Dr. Simon Murphy de la Universidad Nacional de Australia, también coautor del estudio, “pero ¿cómo  estos sistemas planetarios se forman y permanecen ?queda como  una cuestión abierta “.

2MASS J2126 está alrededor de 7.000 distancias Tierra-Sol o 1 billón de kilómetros de distancia de su estrella madre, dándole la órbita más grande de un planeta descubierto alrededor de una estrella. En una  distancia tan enorme que se necesitan aproximadamente 900.000 años para completar una órbita, lo que significa que ha completado menos de cincuenta órbitas durante su vida . Hay pocas posibilidades de que exista alguna forma de vida en un mundo exótico como éste, pero de haberla, los habitantes verían su “Sol” como  una  estrella brillante más, y no podrían siquiera imaginar que están conectados a ella en absoluto.

Fuente: Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. El artículo orignal puede verlo aquí.

Inicia campaña de 10 días de Globe at Night

hero-3005230Vengan todos ! Esta noche es la primera noche de la campaña de 10 días que en Febrero realiza Globe at Night ! Utilice la maravillosa constelación de Orión para evaluar el brillo ( o la oscuridad ! ) de su cielo nocturno en http://www.globeatnight.org/webapp/

Solo se necesitan tus ojos..!!!

Globe at Night es una campaña internacional para aumentar la conciencia pública sobre el impacto de la contaminación lumínica , invitando a los ciudadanos – científicos a medir y presentar sus observaciones de brillo/oscuridad del cielo nocturno . Es fácil involucrarse – todo lo que necesitas es una computadora o teléfono inteligente, siguiendo estos 5 pasos:

Cinco pasos fáciles para cazar estrellas y colaborar:

  • Utilice la apliación web de Globe Night en la página web para ayudar a encontrar su constelación en el cielo nocturno, recuerde cambiar su latitud ala de su país (Uruguay seleccionar 30°S).
  • Utilice la apliación web de Globe Night para encontrar la latitud y longitud del lugar donde usted está haciendo su observación.
  • Salir a la calle más de una hora después de la puesta del sol ( 21:00 , hora local de Uruguay) . La Luna no debería estar . Deja que tus ojos se acostumbran a la oscuridad durante 10 minutos antes de la primera observación.
  • Haz corresponder tu observación a una de las 7 cartas de magnitud y anote la cantidad de la cobertura de nubes. En Febrero la campaña se realiza con Orion.
  • Reporte la fecha, la hora , la ubicación (latitud / longitud) , el gráfico que eligió , y el monto de la cobertura de nubes en el momento de la observación. Hacer más observaciones de otros lugares , si es posible . Compare su observación a miles en todo el mundo !

El sitio Globe a Night está en Inglés, pero tiene mucha información. También existen otras constelaciones para hacer la observación, como Crux.

http://www.globeatnight.org/5-steps.php

Fuente: Globe at Night: http://www.globeatnight.org/

 

Hongos sobreviven a condiciones extremas en la Estación Espacial Internacional

Hongos-de-la-Antartida-sobreviven-a-condiciones-marcianas-en-la-Estacion-Espacial-Internacional_image_380

Un astronauta coloca la plataforma EXPOSE-E en la Estación Espacial Internacional. / ESA

Científicos europeos han recogido los diminutos hongos que se cobijan en las rocas de la Antártida y los han enviado a la Estación Espacial Internacional. Tras permanecer allí durante año y medio en condiciones parecidas a las de Marte, más de un 60% de sus células permanecían intactas, con el ADN estable. Los resultados aportan nueva información en la búsqueda de vida en el planeta rojo. En el mismo experimento también viajaron al espacio líquenes españoles de la Sierra de Gredos.

Los Valles Secos de McMurdo, en el sector antártico de Tierra Victoria, están considerados el análogo terrestre más parecido a Marte. Se trata de uno de los entornos más secos y hostiles de nuestro planeta, donde el fuerte viento barre incluso la nieve y el hielo. Solo los llamados microorganismos criptoendolíticos, capaces de sobrevivir en la grietas de las rocas, y algunos líquenes pueden resistir tan duras condiciones climatológicas.

Hasta esos remotos valles se desplazó hace unos años un equipo de investigadores europeos para recoger muestras de dos especies de hongos criptoendolíticos: Cryomyces antarcticus y Cryomyces minteri. El objetivo era enviarlos a la Estación Espacial Internacional (ISS) para someterlas a condiciones marcianas y espaciales para observar su respuesta.

Más del 60 % de las células de los hongos antárticos estaban intactas tras permanecer año y medio en condiciones marcianas

Los diminutos hongos se ubicaron en las celdillas (de 1,4 centímetros de diámetro) de una plataforma para experimentos denominada EXPOSE-E desarrollada por la Agencia Espacial Europea para resistir entornos extremos. La plataforma fue enviada en la nave Atlantis a la ISS y colocada en el exterior del módulo Columbus con la ayuda de un astronauta del equipo comandado por el belga Frank de Winne.

Durante 18 meses la mitad de los hongos antárticos estuvieron en condiciones que simulan las marcianas. En concreto, a una atmósfera con 95% de CO2, 1,6% de argón, 0,15% de oxígeno, 2,7% de nitrógeno y 370 partes por millón de H2O; y una presión de 1.000 pascales. A través de filtros ópticos, unas muestras se sometieron a radiación ultravioleta como la de Marte (superior a 200 nanómetros) y otras a radiación reducida, incluyendo aparte muestras de control.

“El resultado más relevante fue que más de un 60% de las células de las comunidades endolíticas estudiadas habían quedado intactas después de la ‘exposición a Marte’, es decir, la estabilidad de su ADN celular todavía era elevada”, destaca Rosa de la Torre del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), coinvestigadora del proyecto.

hongos_SOnofri_etal

Sección de una roca colonizada por microorganismos criptoendolíticos y detalle al microscopio electrónico de un hongo Cryomyces en cristales de cuarzo. / S. Onofri et al.

La científica explica que este trabajo, publicado en la revista Astrobiology, forma parte de un experimento denominado Lichens and Fungi Experiment (LIFE), “con el que hemos estudiado la suerte o el destino de varias comunidades de organismos líticos durante un viaje en el espacio a largo plazo sobre la plataforma EXPOSE-E”.

“Los resultados contribuyen a la evaluación de la capacidad de supervivencia y estabilidad a largo plazo de microorganismos y bioindicadores sobre la superficie de Marte, unos datos que contribuyen como una información  básica y relevante para futuros experimentos enfocados a la búsqueda de la vida en el planeta rojo”, apunta De la Torre.

También líquenes de Gredos y los Alpes

Los investigadores del experimento LIFE, coordinado desde Italia por el profesor Silvano Onofri de la Universidad de Tuscia, también han estudiado dos especies de líquenes (Rhizocarpon geographicum y Xanthoria elegans) resistentes al ambiente extremo de alta montaña. Estos han sido recolectados en la Sierra de Gredos (Ávila) y en la cordillera de los Alpes, exponiendo también a la mitad de los ejemplares a condiciones marcianas.

Otra serie de muestras –tanto de líquenes como de hongos– fue sometida a un ambiente espacial extremo (con fluctuaciones de temperatura entre -21,5 y +59,6 ºC, radiación cósmica-galáctica de hasta 190 megagrays, y un vacío de entre 10-7 a 10-4 pascales). Además se estudió el efecto del impacto de radiación extraterrestre ultravioleta solar sobre la mitad de estas muestras.

Después del vuelo de año y medio, y de la apertura del experimento en tierra, las dos especies de líquenes ‘expuestas a  Marte’ mostraron el doble de actividad metabólica que las que habían estado en condiciones espaciales, incluso hasta un 80% más en el caso de la especie Xanthoria elegans.

Los resultados mostraron una moderada actividad fotosintética o viabilidad en los líquenes expuestos a las duras condiciones de espacio (2,5% de las muestras), similar a la que presentaron las células de los hongos (4,11%). En este ambiente espacial, también se detectó hasta un 35% de células fúngicas con membranas intactas, una muestra más de la resistencia de los hongos antárticos.

Expose-E_Dosfotos_SOnofri_etal

Plataforma EXPOSE-E, donde se colocan los hongos antárticos y los líquenes, y miembros del equipo antes de enviarla a la Estación Espacial Internacional. / S. Onofri et al.

Referencia bibliográfica:

Silvano Onofri, Jean-Pierre de Vera, Laura Zucconi, Laura Selbmann, Giuliano Scalzi, Kasthuri J. Venkateswaran, Elke Rabbow, Rosa de la Torre, Gerda Horneck. “Survival of Antarctic Cryptoendolithic Fungi in Simulated Martian Conditions On Board the International Space Station”. Astrobiology 15(12): 1052-9, diciembre 2015. DOI: 10.1089/ast.2015.1324.

Fuente del artículo: SINC.

Enorme nube bumerang retorna a nuestra galaxia

Smith Cloud

 

Un equipo de astrónomos del Telescopio Espacial Hubble acaba de descubrir que el viejo dicho de que “todo lo que sube tiene que bajar” puede aplicarse también a la enorme nube de hidrógeno que hay en las cercanías de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Invisible al ojo humano, la inmensa nube de gas, en efecto, está cayendo en picada hacia nuestra galaxia,  a una velocidad superior a un millón cien mil km/hora. El trabajo se publicó en la revista The Astrophysical Journal Letters, del 1º de Enero del 2016.

Aunque se conocen cientos de nubes de hidrógeno zumbando a gran velocidad en los alrededores de la Vía Láctea, la llamada “Nube de Smith”, descubierta a principio de los 60 por el estudiante doctoral de Astronomía Gail Smith, es la única de la que se conoce bien su trayectoria. Anteriores observaciones sugieren que, hace unos 70 millones de años, la nube fue “lanzada” fuera de la galaxia desde su región más externa. Y ahora está volviendo a “caer” a toda velocidad, como si se tratara de un bumerang gigantesco que vuelve a su punto de origen. Se espera que la nube haga impacto dentro de “sólo” unos treinta millones de años. Y los astrónomos creen que, cuando lo haga, disparará una espectacular estallido de nacimiento de estrellas, durante el que se formarán no menos de dos millones de nuevas estrellas.

“La nube es un ejemplo de cómo la galaxia cambia a lo largo del tiempo -explica Andrew Fox, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial y director de la investigación-. Y nos está diciendo que la Vía Láctea es un lugar muy activo y burbujeante, donde el gas puede ser expulsado en una parte del disco para volver a caer en otra”.

De esta forma, “la galaxia está reciclando su gas a través de estas nubes (la de Smith es solo un ejemplo), y seguirá formando estrellas en lugares diferentes en los que lo hacía antes. Las mediciones del Hubble de la Nube de Smith nos están ayudando a visualizar lo activos que son los discos galácticos”.

La Nube de Smith tiene forma de cometa, aunque gigantesco. Mide, en efecto, 11.000 años luz de largo y 2.500 años luz de ancho. Si pudiera ser observada en el rango de la luz visible, la veríamos brillar en el cielo con un diámetro aparente treinta veces mayor que el de la Luna llena.

Los astrónomos siempre han creído que la Nube de Smith, que no contiene estrella alguna, podría ser una galaxia malograda, un “intento fallido” que no consiguió completar su evolución. O quizá una simple nube de gas formada en el espacio intergaláctico y que ahora ha sido “capturada” por la gravedad de nuestra Vía Láctea. Pero si cualquiera de estas dos hipótesis fuera cierta, la nube estaría formada, principalmente, por hidrógeno y helio, los gases primordiales del Universo. Y no es así. De hecho, contiene prácticamente los mismos elementos que se pueden encontrar en el Sol, lo que indica que tuvo que formarse dentro, y no fuera, de nuestra propia galaxia.

Los investigadores han utilizado el Telescopio Espacial Hubble para medir, por primera vez, la composición química de la gigantesca nube y determinar, por fin, su procedencia. Para ello, el equipo se centró en el análisis de la luz ultravioleta emitida por los núcleos brillantes de tres galaxias activas que se encuentran a miles de millones de años luz de distancia. Y gracias a uno de los instrumentos del Hubble (el Espectrógrafo de Origen Cósmico) estudiaron cómo esa luz lejana se comporta al atravesar la nube, quedándose “impregnada” con las huellas de los elementos que la componen.

En particular, los científicos buscaron azufre, un elemento que puede absorber con facilidad la luz ultravioleta. “Midiendo el azufre, podemos comparar el porcentaje de sus átomos en la nube con los que están presentes en el Sol”. El azufre, en resumen, es un buen indicador de la cantidad de elementos pesados que residen en la nube.

Está de vuelta

Y lo que los científicos encontraron es que la Nube de Smith contiene el mismo porcentaje de azufre que el disco externo de la Vía Láctea, una región que se encuentra a unos 40.000 años luz de distancia del centro galáctico (15.000 años luz más lejos del centro de lo que está nuestro Sistema Solar). Lo cual indica que la nube de gas no está formada solo de hidrógeno y helio (que son los materiales originales del Universo), sino que está “enriquecida” con los elementos que se forman en el interior de las estrellas y que se liberan al espacio cuando éstas estallan en forma de supernovas. En otras palabras, si la Nube de Smith se hubiera formado fuera de nuestra galaxia, o si fuera una galaxia fallida, sólo contendría hidrógeno y helio. Pero la presencia de elementos pesados indica que se formó dentro de nuestra galaxia, fue expulsada al exterior y ahora está volviendo como si se tratara de un gigantesco bumerang.

Aunque la investigación resuelve el misterio del origen de la Nube de Smith, plantea nuevas preguntas: ¿Cómo llegó la nube hasta donde se encuentra ahora? ¿Qué clase de evento catastrófico podría haberla catapultado hasta tan lejos? ¿Y cómo ha conseguido mantenerse tan compacta? ¿Podría ser, quizá, que una región de materia oscura pasara a través del disco y le arrancara a nuestra galaxia una porción de su gas?

Preguntas que por ahora no tienen respuesta. Solo futuras investigaciones podrán resolverlas en el futuro.

Fuente : Hubble Site News Center. Artículo original: https://www.nasa.gov/feature/goddard/2016/hubble-sees-monstrous-cloud-boomerang-back-to-our-galaxy

Por imágenes y más información sobre la Nube de Smith y el Hubble, visite:

Hielo de agua distribuido en toda la superficie de Plutón

nh-global-water-ice (1)

Nuevos datos  enviados por la nave espacial New Horizons de la NASA señalan que el hielo de agua en la superficie de Plutón es más abundante de lo que se pensaba.

Esta imagen en falso color, derivada de las observaciones en luz infrarroja por el instrumento Ralph / Linear Etalon Imaging espectral Array (LEISA),  muestra áreas en la superficie de Plutón  donde las características espectrales del hielo de agua son abundantes . Se basa en dos exploraciones (escaneos) de Plutón con el instrumento LEISA  obtenidos el 14 de julio de 2015, a partir de un rango de alrededor de 67.000 millas (108.000 kilómetros).

Los escaneos, realizados con  unos 15 minutos de diferencia, fueron combinados en un “cubo de datos” multiespectral de la superficie de Plutón, que cubre el hemisferio completo visible para New Horizons en su pasaje por Plutón. Un “cubo de datos” de este tipo es una matriz de tres dimensiones en el que se forma una imagen de Plutón en cada longitud de onda en la que LEISA es sensible.

El hielo de agua es la  “piedra angular” de la corteza de Plutón, el lienzo en el que sus hielos más volátiles pintan los patrones cambiantes estacionalmente.  Los  mapas iniciales realizados  por New Horizons (Nuevos Horizontes) del lecho de roca de hielo de agua de Plutón se hicieron comparando los espectros obtenidos por LEISA  con un espectro patrón de hielo de agua pura, lo que resulta en el mapa arriba a la izquierda.

Una desventaja de esta técnica es que la firma espectral  del hielo de agua  es fácilmente enmascarada por el hielo de metano, de modo que el mapa fue sólo sensible a áreas que eran especialmente ricas en hielo de agua y / o empobrecidas en hielo de metano. El método mucho más sensible utilizado para hacer el mapa de la derecha, implica el modelado de las contribuciones de los distintos tipos de hielo existentes en Plutón,  juntos en un mismo mapa. Este método, también tiene limitaciones, ya que sólo se pueden asignar los hielos incluidos en el modelo, pero el equipo lo va perfeccionando agregando continuamente más datos para mejorar el modelo.

El nuevo mapa muestra que el hielo de agua está considerablemente más extendido en toda la superficie de Plutón de lo que se pensaba anteriormente – un descubrimiento importante. Pero a pesar de su mayor sensibilidad, el mapa sigue mostrando poco o nada de hielo de agua en los lugares llamados informalmente  “Sputnik Planum“, (la región hacia la izquierda u occidental del “corazón” de Plutón), vea también aquí, y “Lowell Regio” (extremo norte del hemisferio de encuentro). Esto indica que al menos en estas regiones, el lecho de roca helada de Plutón está bien escondido debajo de una espesa capa de otros hielos, como el de metano, el de nitrógeno y el de monóxido de carbono.

Créditos: NASA / JHUIAPL / SwRI. El artículo original puede verlo aquí.

Toda la información de la Misión New Horizons la puede buscar aquí.

Un mapa con los nombres de las regiones de Plutón puede verlo aquí.

Ceres: escondiendo sus secretos durante 215 años

dawn20160121-16-640x350.jpg Piazzi y Ceres

Giuseppe Piazzi utilizó este instrumento, llamado Círculo Ramsden, para descubrir Ceres el 1 de enero de 1801. El telescopio se encuentra en exhibición en el Observatorio de Palermo, en Sicilia. Crédito: NASA / JPL-Caltech / PalermoObservatorio> Ampliar imagen

Observatory_lg.jpg Palermo

Observatorio de Palermo, en Sicilia

El día de Año Nuevo de 1801, en los albores del siglo 19, fue un momento histórico para la astronomía, y para una misión espacial llamada “Amanecer” (“Dawn” en Inglés) más de 200 años más tarde. Esa noche, Giuseppe Piazzi apuntó su telescopio hacia el cielo y  observó un objeto lejano que ahora conocemos como Ceres.

Hoy en día, la misión Dawn de la NASA nos permite ver Ceres con exquisito detalle. A partir de las imágenes que Dawn ha tomado durante el último año, sabemos que Ceres es un cuerpo lleno de cráteres con diversas características en su superficie que incluyen una montaña alta en forma de cono y más de 130 áreas reflectantes de material que es sal . Pero en esa noche fatídica en 1801, cuando Piazzi notó una   luz pequeña y débil a través de su telescopio, no estaba seguro de lo que estaba viendo.

“Cuando Piazzi descubrió Ceres,  explorarlo estaba más allá de la imaginación. Más de dos siglos después, la NASA envió una nave en un viaje cósmico de más de 3 mil millones de millas para llegar al misterioso mundo distante que él vislumbró”, dijo Marc Rayman, director de la misión e ingeniero jefe de la misión Amanecer en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

Piazzi fue el director del Observatorio de Palermo en Sicilia, Italia, lugar donde se han reunido los documentos e instrumentos de esa época de la astrónoma, y publicado un folleto sobre el descubrimiento de Ceres. Según el observatorio, Piazzi había estado trabajando en un catálogo de posiciones de las estrellas el 1 de enero de 1801, cuando se dio cuenta de algo cuya “luz era un poco débil y de color de Júpiter.” Buscó de nuevo en las noches posteriores y vio que su posición había cambiado ligeramente.

¿Cuál era este objeto? Piazzi escribió a sus astrónomos compañeros  Johann Elert Bode y Barnaba Oriani para decirles que había descubierto un cometa.

“He presentado esta estrella como un cometa, pero debido a su falta de nebulosidad, y  movimiento tan lento y bastante uniforme,  siento en el corazón que podría ser algo mejor que un cometa, tal vez. Sin embargo,  debo tener mucho cuidado al trasmitir esta conjetura al público, ” escribió Piazzia a Oriani.

Un planeta que falta?

Piazzi no cumplió del todo este secreto. Le dijo a la prensa  que este objeto era un cometa, pero no proporcionó datos de sus observaciones, lo que generó críticas por parte de otros astrónomos. Piazzi luego se enfermó durante un tiempo, y dijo que no podía observar más el objeto.

Como los periódicos difundieron la noticia de que se había encontrado un cometa, el astrónomo Jerome de Lalande, que residía  en París, escribió en febrero a Piazzi para solicitarle  los datos pertinentes . El astrónomo italiano lo complació en Abril, después de recuperarse de su enfermedad. Uno de los estudiantes de Lalande, Johann Karl Burckhardt, realizó cálculos que revelaron que el descubrimiento de Piazzi no tenía una órbita consistente con la órbita de un cometa. En lugar de ello, los datos se ajustaban mejor a una órbita circular.

Por supuesto, no había correo electrónico, en aquellos días, y las cartas que Piazzi escribió a sus amigos Bode y Oriani sobre el llamado cometa se retrasaron debido a las guerras napoleónicas. Finalmente, llegaron a los astrónomos en marzo.

La noticia fue especialmente interesante para Bode porque había defendido la hipótesis de Titius-Bode: que las posiciones de los planetas de nuestro sistema solar siguen un patrón específico, que predice la distancia de cada planeta desde el Sol. Urano, descubierto en 1781, se ajusta también a la predicción. Pero el patrón también exigía que hubiese un planeta, aún por descubrir, entre Marte y Júpiter.

Para encontrar este planeta perdido, un grupo de astrónomos alemanes había establecido una sociedad llamada la “Policía Celestial” (Himmelspolizei en alemán), con Franz Xaver von Zach como su secretario, en 1800. Hubo 24 astrónomos  rastreando el objeto que faltaba, a cada uno de los cuales se le asignó una banda de 15 grados  del cielo zodiacal para observar. Sin embargo, Piazzi no recibió su invitación a unirse a este grupo hasta después de que él había descubierto Ceres.

Bode calculó una órbita a partir delos datos de Piazzi, y creía que el objeto que Piazzi vio, era el planeta faltante que se ajustaba a su fórmula (que fue desacreditada más adelante). Oriani, por su parte, también calculó una órbita, y el 7 de Abril le pidió a von Zach que publicar la noticia en su conocido diario de Astronomía , Monatliche Correspondenz, que tal planeta puedie haber sido descubierto.

Casi un ‘Cometa Perdido’

A partir de la primavera de 1801, además de Piazzi, nadie había sido capaz de observar el nuevo objeto celeste a causa de los cielos nublados y la posición del objeto en su órbita – ya no era visible en la noche, y de día el Sol bloqueaba la vista a los astrónomos. Mientras tanto, Piazzi todavía no había publicado nada sobre el  objeto, mientras continuaba refinando sus datos. Muchos de sus colegas se molestaron con Piazzi por retener la información. Sin los datos de sus observaciones que concluyeron el 11 de Febrero, la confirmación de su descubrimiento sería más difícil – desde Febrero, Ceres se había perdido.

¿Por qué Piazzi dudó en hacer pública su información? Una de las razones podría ser que, a pesar de que Piazzi era un observador experto, él no tenía un conocimiento teórico sólido en  Astronomía, así que no podía calcular órbitas rápidamente. En segundo lugar, no arriesgó a la credibilidad y la reputación de sí mismo y del Observatorio. Pero mientras él vaciló, sus colegas en Alemania como Bode creían firmemente que tenía que haber un planeta entre Marte y Júpiter. Era su convicción lo que ayudó a mantener el trabajo en este objeto, dijo Ileana Chinnici, que editó el folleto del Observatorio de Palermo sobre Ceres.

“Sin la determinación de los astrónomos alemanes, Piazzi habría sido sólo el descubridor de un cometa perdido, en el mejor de los casos. Ellos ‘creían’ en la existencia del planeta y fueron impulsados ​​por el desafío de confirmarlo. Esto demuestra lo poderosas que son las ideas, los modelos y las teorías – ayer y hoy “, dijo Chinnici.

La búsqueda de Ceres

Por fin, en julio de 1801, Piazzi trabajó en el cálculo de la órbita del objeto y  haría público los datos de sus observaciones desde principios de año. Y mientras que otros astrónomos ya habían llegado con sus propios nombres – como Juno, Hera y Piazzi (en honor al astrónomo) – el mismo Piazzi anunció que la “nueva estrella” se llamaría Ceres Ferdinandea. La parte “Ferdinandea” honrando  al  rey Fernando de Sicilia.

Ceres, la diosa romana de la agricultura, también era la deidad patrona de Sicilia, donde Piazzi vivió y trabajó. Bode, que había querido llamar el objeto Juno, estuvo de acuerdo en llamarlo Ceres:.. “Ustedes lo han descubierto en Tauro, y se volvió a observar en Virgo, el Ceres de los viejos tiempos Estas dos constelaciones son el símbolo de la agricultura. Esta ocurrencia es bastante única.”

A finales del mes de julio de 1801, muchos astrónomos creían que Ceres era un planeta, pero necesitaban observaciones adicionales confirmarlo  . Piazzi publicó su conjunto completo de datos en el diario de von Zach en Septiembre y, al hacerlo, llamó la atención de un joven matemático que tendría en un papel decisivo en el destino de Ceres.

Con veinticuatro años de edad, Carl Friedrich Gauss había estado experimentando con métodos matemáticos por los que más tarde se haría famoso. Cuando se aplicaron estos métodos a Ceres, él obtuvo predicciones diferentes para su posición de las que otros habían calculado. Aunque algunos eran escépticos sobre los resultados de Gauss, sus cálculos permitieron a von Zach  ser el primero en ver Ceres de nuevo, el 7 de Diciembre de 1801, seguido por otros astrónomos prominentes de la época, y por el propio Piazzi el 23 de Febrero 1802.

Los asteroides: una nueva categoría de objetos

Nosotros le reconocemos a Gauss  el cálculo de la órbita de Ceres. Pero él no contestó una pregunta fundamental: ¿Qué es Ceres?

En Marzo de 1802, Heinrich Olbers descubrió un segundo objeto similar, que más tarde se conoció como Pallas. William Herschel, uno de los astrónomos más famosos de la historia,  escribió un ensayo proponiendo que tanto Ceres como Pallas representan una nueva clase de objetos: los Asteroides. Herschel escribió de Ceres: “si lo llamamos planeta, no sería llenar el espacio entre Marte y Júpiter con la dignidad requerida por esa posición.”

Aunque Herschel consideró un logro que Piazzi había encontrado el primer ejemplo de un asteroide, Piazzi estaba decepcionado. Pensó que Herschel, que había descubierto Urano, sólo quería restar importancia a Ceres. Piazzi escribió a Oriani: “Pueden  llamarlos  planetoides o cometoides, pero nunca asteroides […] Si  Ceres debe ser llamado Asteroide así también debe ser llamado Urano.”

Sin embargo, la puerta se había abierto para la observación de muchos más asteroides . Los descubrimientos de Juno en 1804 y Vesta en 1807 (que más tarde se convertiría el primer objetivo de la misión Dawn de la NASA) refuerzan la noción de que los Asteroides de Herschel son una clase en si misma. Herschel acuñó el término “Asteroide”, debido a su apariencia de estrellas al observarlos con el telescopio. Hoy en día, sabemos que hay cientos de miles de asteroides en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter.

El legado de Piazzi

Piazzi no podía saber que el Telescopio Espacial Hubble de la NASA algún día ofrecería muchas imágenes intrigantes de Ceres, permitiendo a los científicos confirmar que el cuerpo es, de hecho, redondo como la Tierra. No podía imaginar que en el 2006, mucho después de su muerte, la Unión Astronómica Internacional elevaría el estatus de  Ceres de asteroide a planeta enano, recibiendo la misma clasificación que Plutón, que en su época todavía no había sido descubierto . No sabía que en el 2007, la misión Dawn de la NASA se lanzaría desde un lugar llamado Cabo Cañaveral en Florida para embarcarse en un viaje sin precedentes a la órbitas de Vesta y Ceres.

Probablemente no se imaginaba que un observatorio espacial llamado Herschel   encontraría en el 2013 que hay vapor de agua que emana de Ceres,  siguiendo las observaciones de 1992  de hidróxido en Ceres realizadas por el Explorador Ultravioleta Internacional de la NASA.

Tampoco podía haber adivinado que el 6 de marzo de 2015, Amanecer sería capturada con éxito en la órbita de Ceres, y pasaría el resto del año enviando fotos y otros datos valiosos a la Tierra. No sabía que los científicos podrían utilizar las capacidades únicas del telescopio espacial Hubble en noviembre de 2015 para observar Ceres en el espectro ultravioleta, como complemento de las observaciones de Dawn.

Ahora, al conmemorar el 215 aniversario del descubrimiento de Ceres este mes, Dawn está observando al planeta enano desde su órbita más baja: 240 millas (385 kilómetros) de la superficie. Los numerosos cráteres y otras características que Piazzi no podía ver con sus telescopio, se nombran siguiendo a las deidades y festivales agrícolas , extendiendo el tema que Piazzi comenzó con el nombre de “Ceres”.

“Nuestro conocimiento, nuestras capacidades, nuestro alcance e incluso nuestra ambición, todas están  mucho más allá de lo que Piazzi podría haber imaginado, y sin embargo, es por su descubrimiento, de que podemos aplicar a aprender más, no sólo acerca de Ceres en sí, sino también acerca del amanecer   del Sistema Solar “, dijo Rayman.

La misión  Dawn es administrada por el Jet Propulsion Laboratory de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington. Dawn es un proyecto del Programa de Descubrimiento de la Dirección, gestionado por el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville, Alabama. UCLA es responsable de la ciencia general de la misión Dawn. Orbital ATK Inc., en Dulles, Virginia, diseñado y construido la nave espacial. El Centro Aeroespacial Alemán, el Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar, la Agencia Espacial Italiana y el Instituto Nacional de Astrofísica italiano son socios internacionales sobre el equipo de la misión. Para obtener una lista completa de los participantes de la misión, visite:

http://dawn.jpl.nasa.gov/mission

Más información acerca de Amanecer está disponible en los siguientes sitios:

http://dawn.jpl.nasa.gov
http://www.nasa.gov/dawn

NEWS | JANUARY 29, 2016

Nueva Animación para realizar un colorido  sobrevuelo a Ceres:  http://dawn.jpl.nasa.gov/news/news-detail.html?id=4836