Salida Observacional a Parador Tajes – Sábado 25 de Marzo

SALIDA OBSERVACIONAL A PARADOR TAJES

SABADO 25 DE MARZO

VIDEO PROMOCIONAL EN https://youtu.be/rFpb7Rn5_0A

La salida está prevista para las 17:00hs del sábado desde nuestra sede en el Planetario de Montevideo. Regresaremos pasada la medianoche.

El itinerario será el siguiente: Se prevé llegar a las 18:00hs, con suficiente tiempo para armar los telescopios e implementos que se utilizarán en la Jornada. Mientras esperamos la noche, compartiremos las delicias que los concurrentes lleven para ello, La Asociación invitará con el café.

A los interesados: Rogamos inscribirse en Secretaría a la brevedad, para organizar mejor la jornada (martes y viernes de 19:00 a 22:00hs) por e-mail: administracion@aaa.org.uy o en horarios de oficina por el tel: 2622-1531. 

ES URGENTE QUE LOS INTERESADOS NOS LO HAGAN SABER, Y NOS INFORMEN SI CUENTAN CON VEHÍCULO O NO PARA EL TRASLADO. 

El costo se estima en $u 200 para amortizar los gastos de combustible de quienes ponen sus vehículos a disposición (el sobrante quedará para las arcas de la Asociación). Se será estricto en el cobro del mismo. 

Se recomienda llevar: Repelente, Abrigo, Linterna con celofán rojo, cartas astronómicas y lo que usted entienda para hacer la jornada más amena. 

La actividad se suspenderá en caso de mal tiempo, pasando para el sábado siguiente, 1º de abril. 

Secretaría A.A.A.

El polvo estelar antiguo arroja luz sobre las primeras estrellas

Un equipo internacional de astrónomos, liderado por Nicolas Laporte, del University College de Londres, ha utilizado ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) para observar la galaxia A2744_YD4, la más joven y más alejada vista por ALMA. Se sorprendieron al descubrir que esta joven galaxia contiene una gran cantidad de polvo interestelar, polvo formado por la muerte de una generación anterior de estrellas.

Posteriores observaciones de seguimiento realizadas con el instrumento X-shooter, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, confirmaron la enorme distancia que nos separa de A2744_YD4. Vemos la galaxia como era cuando el universo tenía sólo 600 millones de años, durante el período en el que se estaban formando las primeras estrellas y galaxias [1].

“A2744_YD4 no es solo la galaxia más lejana observada hasta ahora por ALMA”, comenta Nicolas Laporte, “sino que la detección de tanto polvo indica que esta galaxia ya había sido contaminada por supernovas tempranas”.

El polvo cósmico se compone, principalmente, de silicio, carbono y aluminio en granos diminutos de tamaños de una millonésima de centímetro. Los elementos químicos de estos granos se forjan dentro de las estrellas y son esparcidos por el cosmos cuando las estrellas mueren (en el caso de explosiones de supernova de forma espectacular, el destino final de las estrellas masivas de breve duración). Hoy en día, este polvo es abundante y es un elemento clave en la formación de estrellas, planetas y moléculas complejas; pero en el universo temprano, antes de que murieran las primeras generaciones de estrellas, era escaso.

Las observaciones de la polvorienta galaxia A2744_YD4 fueron posibles porque esta galaxia se encuentra detrás de un cúmulo de galaxias masivas llamado Abell 2744 [2]. Debido a un fenómeno llamado de lentes gravitacionales, el cúmulo actuó como un gigante “telescopio” cósmico, ampliando la galaxia A2744_YD4 aproximadamente unas 1,8 veces, permitiendo al equipo penetrar en nuestro universo temprano.

Las observaciones de ALMA también detectaron la brillante emisión del oxígeno ionizado de A2744_YD4. Esta es la más distante y, por lo tanto, la detección más temprana de oxígeno en el universo, superando otro resultado de ALMA de 2016.

La detección de polvo en el universo temprano proporciona nueva información sobre cuándo explotaron las primeras supernovas y, por consiguiente, sobre la época en la que las primeras estrellas calientes iluminaron el universo con su luz. Medir los tiempos de este “amanecer cósmico” es uno de los santos griales de la astronomía moderna, y puede investigarse indirectamente a través del estudio del polvo interestelar temprano.

El equipo estima que A2744_YD4 contiene una cantidad de polvo equivalente a 6 millones de veces la masa de nuestro Sol, mientras que la masa estelar total de la galaxia —la masa de todas sus estrellas—, fue de 2.000 millones de veces la masa de nuestro Sol. El equipo también midió la tasa de formación estelar en A2744_YD4 y descubrió que las estrellas se forman a un ritmo de 20 masas solares por año, en comparación con una sola masa solar por año en la Vía Láctea [3].

“Esta tasa no es inusual para una galaxia tan lejana, pero arroja luz sobre a qué velocidad se formó el polvo en A2744_YD4”, explica el coautor del estudio Richard Ellis (ESO y University College de Londres). “Sorprendentemente, el tiempo necesario es de tan solo unos 200 millones de años, por lo que estamos observando esta galaxia poco después de su formación”.

Esto significa que la etapa importante de formación estelar comenzó aproximadamente 200 millones de años antes de la época en que la galaxia está siendo observada. Se trata de una gran oportunidad para que ALMA ayude a estudiar la época en la que “se encendieron” las primeras estrellas y galaxias, la época más temprana estudiada. Nuestro Sol, nuestro planeta y nuestra existencia son el resultado —13.000 millones de años más tarde— de esta primera generación de estrellas. Mediante el estudio de su formación, vidas y muertes, exploramos nuestros orígenes.

“Con ALMA, las perspectivas de realizar observaciones más profundas y extensas de galaxias similares en estas primeras épocas son muy prometedoras”, afirma Ellis.

Y Laporte concluye: “Poder hacer medidas de este tipo en el futuro ofrece la emocionante posibilidad de trazar la formación temprana de las estrellas y estudiar la creación de los elementos químicos más pesados yendo aún más atrás, retrocediendo al universo temprano”.

Notas

[1] Este tiempo se corresponde con un desplazamiento al rojo de z=8,38, durante la época de reionización.

[2] Abell 2744 es un objeto masivo que se encuentra a 3.500 millones de años luz de distancia (desplazamiento al rojo de 0,308), y se cree que es el resultado del choque de  cuatro pequeños cúmulos de galaxias. Ha sido apodado el “Cúmulo de Pandora” debido a la gran cantidad de extraños fenómenos diferentes desencadenados por la enorme colisión que se produjo durante un período de unos 350 millones de años. Las galaxias constituyen sólo el cinco por ciento de la masa del cúmulo, mientras que la materia oscura supone el setenta y cinco por ciento, proporcionando la enorme influencia gravitacional necesaria para doblar y ampliar la luz de las galaxias de fondo. Se cree que el restante veinte por ciento de la masa total está en forma de gas caliente.

[3] Esta tasa significa que la masa total de las estrellas que se forman cada año equivale a 20 veces la masa del Sol.

El telescopio Kepler de la NASA ofrece otro vistazo de TRAPPIST 1

El 22 de febrero, los astrónomos anunciaron que la estrella enana ultrafria, TRAPPIST-1, alberga un total de siete planetas del tamaño de la Tierra probablemente rocosos, descubrimiento realizado por el telescopio espacial Spitzer de la NASA en combinación con telescopios terrestres. El telescopio espacial Kepler de la NASA también ha estado observando esta estrella desde diciembre de 2016. Hoy en día estos datos adicionales sobre TRAPPIST-1 de Kepler están disponibles para la comunidad científica.

Illustration of TRAPPIST-1 system

Durante el período del 15 de diciembre de 2016 al 4 de marzo, la nave espacial Kepler, operando como la misión K2, recopiló datos sobre los minúsculos cambios de brillo de la estrella debido a planetas en tránsito. Se espera que estas observaciones adicionales permitan a los astrónomos refinar las mediciones anteriores de seis planetas, fijar el período orbital y la masa del séptimo planeta y más lejano, TRAPPIST-1h, y aprender más sobre la actividad magnética de la estrella anfitriona.

“Los científicos y entusiastas de todo el mundo están invirtiendo en aprender todo lo que puedan sobre estos mundos del tamaño de la Tierra”, dijo Geert Barentsen, científico de K2 en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California. “Proporcionar los datos en bruto K2 lo más rápidamente posible fue una prioridad para dar a los investigadores una mirada temprana para que mejor puedan definir sus planes de seguimiento de investigación. Estamos encantados de que esto también permitirá al público ser testigo del proceso de descubrimiento.

La liberación de los datos crudos no calibrados recopilados ayudará a los astrónomos a preparar propuestas para este mes para utilizar telescopios en la Tierra el próximo invierno para investigar más a fondo TRAPPIST-1. A finales de mayo, se completará el procesamiento rutinario de los datos y se pondrán a disposición los datos completamente calibrados en el archivo público.

El período de observación, conocido como K2 Campaign 12, proporciona 74 días de seguimiento. Este es el más largo, casi continuo conjunto de observaciones de TRAPPIST-1 aún, y proporciona a los investigadores la oportunidad de estudiar más a fondo la interacción gravitacional entre los siete planetas, y la búsqueda de planetas que pueden permanecer sin descubrir en el sistema.

TRAPPIST-1 no siempre estaba en el radar para estudiar. De hecho, las coordenadas iniciales para el parche de cielo definido como Campaña 12 se establecieron en octubre de 2015. Eso fue antes de que los planetas orbitando TRAPPIST-1 se sabía que existen, por lo que Kepler se acababa de perder la región del espacio que es el hogar de Este nuevo sistema estrella de interés.

Pero en mayo de 2016, cuando el descubrimiento de tres de los planetas de TRAPPIST-1 fue anunciado por primera vez, los equipos de NASA y Ball Aerospace rápidamente reelaboraron los cálculos y reescribieron y probaron los comandos que se programarían en el sistema operativo de la nave espacial para hacer un ligero Ajuste para Campaña 12. Para octubre de 2016, Kepler estaba listo y esperando para comenzar el estudio de nuestro intrigante vecino en la constelación Acuario.

“Tuvimos suerte de que la misión K2 pudiera observar el TRAPPIST-1 y el campo de observación para la Campaña 12 fue establecido cuando se anunció el descubrimiento de los primeros planetas orbitando TRAPPIST-1 y la comunidad científica ya había presentado propuestas para objetivos específicos de Interés en ese campo “, dijo Michael Haas, director de la oficina de ciencias de las misiones Kepler y K2 en Ames. “La oportunidad inesperada de seguir estudiando el sistema TRAPPIST-1 fue rápidamente reconocida y la agilidad del equipo de K2 y la comunidad científica prevaleció una vez más”.

Los añadidos a las mediciones anteriores de los planetas conocidos y cualquier planetas adicionales que puedan ser descubiertos en los datos K2 ayudarán a los astrónomos a planear estudios de seguimiento de los mundos vecinos TRAPPIST-1 usando el próximo telescopio espacial James Webb de la NASA.

Durante la Campaña 12, un evento de rayos cósmicos restableció el software a bordo de la nave espacial causando una interrupción de cinco días en la recopilación de datos científicos. El evento benigno es la cuarta ocurrencia de la susceptibilidad a los rayos cósmicos desde su lanzamiento en marzo de 2009. La nave espacial permanece sana y funciona nominalmente.

Ames gestiona las misiones Kepler y K2 para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA. El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, manejó el desarrollo de misiones Kepler. Ball Aerospace & Technologies Corp. opera el sistema de vuelo con el apoyo del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado en Boulder.

Presentado el programa del congreso multidisciplinar “Preserving the Skies” con motivo del 10ª Aniversario de la Declaración Starlight

Este encuentro internacional, que se celebrará en La Palma del 18 al 21 de abril, incluye ponencias y charlas magistrales de distintas disciplinas, además de actividades para público general, con el objetivo de recordar la necesidad de la defensa de la calidad del cielo nocturno y el derecho a la observación de las estrellas.

La Isla de La Palma se convertirá el próximo mes de abril en el epicentro mundial para la protección y conservación del cielo nocturno, recurso científico, cultural, medioambiental y turístico de importancia para el desarrollo sostenible del planeta. El motivo: este año se cumplen diez años de la Declaración Starlight, que fue aprobada en la Conferencia Internacional en Defensa de la Calidad del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas en 2007. Por ello, esta mañana se ha presentado en rueda de prensa en Santa Cruz de La Palma el congreso multidisciplinar internacional con el que la Isla celebrará esta efeméride: “Preserving the Skies: 10th Anniversary of the Starlight Declaration”.

En la rueda de prensa han estado presentes Anselmo Pestana, presidente del Cabildo de La Palma; Sergio Matos, alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma; Manuel Miranda, director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI) en representación del Gobierno de Canarias; Rafael Rebolo, director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC); José Miguel Rodríguez Espinosa, investigador del IAC y presidente del Comité Organizador Científico; y Antonia María Varela, también astrofísica del IAC, en representación de la Fundación Starlight.

La reunión, organizada por el IAC y el Cabildo de La Palma del 18 al 21 de abril, será el evento más destacado de un programa de actos que cuenta con el patrocinio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Reserva de la Biosfera de La Palma, el Gobierno de Canarias, el Cabildo de La Palma, STARS4ALL, la Universidad de La Laguna (ULL) y la propia Fundación Starlight, creada para gestionar los principios y valores de esta Declaración.

El presidente del Cabildo de La Palma, Anselmo Pestana, ha destacado la vigencia de la Declaración Starlight: “Tenemos el honor y orgullo de haber impulsado desde La Palma una declaración en beneficio de la humanidad a través de una magnífica cualidad de nuestro territorio: ser uno de los mejores lugares del planeta para la observación del firmamento”.

En su intervención, Pestana ha defendido el derecho de la sociedad palmera a seguir disfrutando de la excepcional calidad de sus cielos nocturnos limpios, así como el compromiso de preservar el derecho a la observación de las estrellas manteniendo un control de las emisiones lumínicas “no sólo en beneficio del importantísimo trabajo científico que en La Palma se realiza, sino también de los ya demostrados beneficios que un entorno de cielos limpios tiene para el ser humano”.

El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, ha recordado que se trata de la tercera ocasión en la que el IAC organiza un congreso en la Isla y ha destacado “los beneficios que para el turismo en La Palma ha tenido la calidad de sus cielos limpios”. Matos ha destacado el interés que suscita este aniversario y que ha conseguido reunir a distintas administraciones en torno al mismo.

El director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, Manuel Miranda, ha señalado que “la ciencia y la innovación se alían para convertir Canarias en uno de los destinos `estrellas´ más prometedores del mundo”. Y subrayó que “el Gobierno Autónomo busca alianzas en la ciencia, la tecnología y la innovación, porque son recursos cruciales para que ese esfuerzo permita generar ingresos y empleo en la economía de las Islas”.

En este sentido, Manuel Miranda ha explicado que “la conmemoración del X Aniversario de la firma de la “Declaración Starlight”, es una excelente ocasión para recordar el derecho a disfrutar de unos cielos limpios y situar el gran potencial de Canarias y su posicionamiento respecto al Astroturismo”. Y añadió: “Visibilizar  y fomentar su excelencia científica forma parte de la hoja de ruta del Gobierno de Canarias como viene fijado en la RIS3, donde estas oportunidades y condiciones únicas favorecen el cambio hacia un nuevo modelo económico. Una acción para una efectiva diversificación económica y la creación de nuevos negocios de más valor añadido y diferenciados en relación a otros destinos”.

Nuevas estrategias

Nuestro planeta sufre cada vez más los estragos de la contaminación lumínica, afectando, no sólo a la actividad científica, sino también a la vida de animales, plantas y los propios seres humanos. “La Declaración Starlight fue un paso crucial para preservar los cielos y defender los valores culturales y ambientales asociados con las observaciones astronómicas”, comentó Rafael Rebolo. Desde su creación, ha habido avances claros, pero también deficiencias y, ahora, al cumplirse su décimo aniversario, es el momento de revisar y producir nuevas estrategias para avanzar en la preservación del cielo oscuro. Por eso, en este congreso “se trata de examinar los beneficios que conlleva el control de la contaminación lumínica en las plantas, los animales, el bienestar de la gente, la cultura y, cómo no, la Astronomía”, subrayó José Miguel Rodríguez Espinosa. Por su parte, Antonia M. Varela, como representante de la Fundación Starlight, se congratulaba de celebrar los X años de una iniciativa pionera en el mundo y avalada por organismos mundiales tan importantes como UNESCO, UNWTO o IAU, y recordó que “en estos años se han conseguido cerca de 300 adhesiones a esta Declaración que, aunque relativamente joven, va alcanzando su nivel de madurez consiguiendo de muchos espacios naturales zonas protegidas desde donde descubrir las maravillas del Universo”.

El programa del congreso “Preserving the Skies: 10th Anniversary of the Starlight Declaration” se divide en varias charlas temáticas que abordan la protección del cielo desde diferentes perspectivas. La conferencia inaugural se centrará en la preservación de los valores culturales “Starlight”, seguida de una ponencia sobre el impacto que tiene la contaminación lumínica en la biodiversidad y en el bienestar del ser humano, además de las vías para llevar a cabo un turismo astronómico sostenible y respetuoso con el medio ambiente nocturno. Relacionado con ello, habrá también un espacio dedicado a las nuevas tecnologías y a la iluminación inteligente para controlar la luz de los núcleos urbanos que repercute negativamente en el entorno. El último día, se pondrá la vista en el futuro y se terminará la reunión con charlas en centros educativos de La Isla, mesas redondas, así como una ponencia de clausura con las conclusiones finales del encuentro. Además, se establecerán una serie de grupos de trabajo de los que se pretende que salga un texto que refuerce el mensaje de la Declaración Internacional Starlight del año 2007.

Actividades paralelas

En torno al congreso, se van a desarrollar diversas actividades abiertas a todos los públicos con el fin de concienciar y divulgar el derecho de la humanidad a disfrutar de unos cielos limpios.

  • Exposición de fotografías nocturnas de gran formato de los “Destinos Turísticos Starlight” y “Reservas Starlight” de todo el mundo, financiada por la Fundación de la Caja Canarias en Santa Cruz de La Palma, que pretende mostrar los diferentes lugares que en estos años han apostado por la protección de los cielos y su interés en darle uso turístico a este recurso natural, certificándose en base a los preceptos establecidos en la Declaración Starlight de 2007 y los protocolos y procedimientos establecidos por la Fundación Starlight.
  • Talleres divulgativos: desde principios de febrero, el IAC ha mantenido reuniones con varios Institutos de Educación Secundaria que están haciendo mediciones de cielo y presentarán sus conclusiones en el congreso.
  • Apagón nocturno temporal y localizado en algunas partes de la isla en la noche del 20 de abril para hacer observaciones astronómicas y actividades para todos los públicos en diversos puntos de la isla, en coordinación con los Ayuntamientos.
  • Concurso de dibujo infantil entre el alumnado de colegios de primaria que se expondrá en la semana del evento en la Casa Principal de Salazar (calle O’Daly)
  • Reunión con otros Destinos Starlight y Reservas Starlight.
  • Actuaciones musicales.

Comité honorario:

  • José Carlos Francisco (Fundación Starlight)
  • José Franco (UNAM)
  • Rafael Rebolo (IAC)
  • Anselmo Pestana (Cabildo de La Palma)
  • Francisco Sánchez (IAC)
  • Nuria Sanz (UNESCO)
  • Silvia Torres (IAU)

Comité organizador científico:

  • José Miguel Rodríguez Espinosa (IAC, presidente)
  • F. Javier Díaz Castro(IAC)
  • Cipriano Marín (UNESCO)
  • Casiana Muñoz Tuñón (IAC)
  • Antonia Varela (Fundación Starlight)
  • Malcom Smith (CTIO)

Comité organizador local:

  • Ana Castañeda (Cabildo de La Palma)
  • Julio Castro Almazán (IAC)
  • Carlos Martínez Roger (IAC)
  • Juan Carlos Pérez Arencibia (IAC)
  • José Miguel Rodríguez Espinosa (IAC)
  • Miquel Serra (IAC, STARS4ALL)

Más información:

Acuerdo para la explotación científica de los telescopios William Herschel e Isaac Newton en La Palma

El futuro científico de los telescopios William Herschel (WHT) e Isaac Newton (INT), ambos instalados en el Observatorio del Roque de los Muchachos (Garafía, La Palma), ha quedado despejado a través de un nuevo acuerdo de operación entre el Science and Technology Facilities Council (STFC, Consejo del Reino Unido para la Ciencia y las Infraestructuras Científicas), el Nederlandse Organisatie voor Wetenschappelijk Onderzoek (NWO, Organización Holandesa para la Investigación Científica) y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), actual propietario de los telescopios.

El Acuerdo de Explotación Científica, con una validez de 10 años, establece los mecanismos de gobierno y asegura la continuidad del grupo de operaciones del ING y los más de 40 puestos de trabajo de alto nivel científico, técnico y administrativo en la isla de la Palma, además de la actividad económica indirecta derivada de su funcionamiento. El texto también fija las aportaciones de los tres socios a la operación científica de los telescopios, que será de unos 3 millones de euros anuales, de los cuales el IAC contribuirá con aportaciones por un valor de 600 mil euros al año. En lo que se refiere al tiempo de observación de ambos telescopios, al IAC y toda la comunidad científica española le corresponde un 33% del total en cada uno de ellos. La gestión seguirá a cargo del Grupo de Telescopios Isaac Newton (ING), rama española del STFC, que ha operado los telescopios desde su instalación en La Palma en los años ochenta.

Este acuerdo da continuidad a la fructífera colaboración del IAC con STFC y NWO, que se inició en 2003, y permitirá garantizar la explotación científica de los telescopios, con especial hincapié en la instrumentación puntera de la próxima década. Para el WHT, los tres socios están completando la construcción de WEAVE, un gran espectrógrafo de última generación, diseñado para realizar cartografiados del cielo y conocer mejor el origen de la Vía Láctea, la formación de galaxias y la geometría del Universo. Para el INT, se espera completar en los próximos años un espectrógrafo de alta resolución que permitirá la detección de exoplanetas de tipo terrestre en órbita alrededor de estrellas cercanas.

Noticia web del ING: http://www.ing.iac.es/PR/press/10year.html

30 años de la Supernova 1987 A

30 AÑOS DE LA SUPERNOVA 1987 A
Fernando Giménez – Coordinación Web AAA

Hoy 24 de Febrero se cumplen 30 años de la última supernova que explotara en las cercanías de la Vía Láctea, más precisamente en la Nube Mayor de Magallanes.
La estrella progenitora de la explosión, recuerdo que pertenece al catálogo de Sanduleak pero el número no, fue descubierta por el canadiense Ian Shelton en el Observatorio de las Campanas en Chile, pero no fue a simple vista, sino por fotografías.

Imagen de la SN 1987 A desde el Telescopio NTT de ESO

En paralelo a esa historia, les cuento que aquí en el incipiente Uruguay astrónomico de la época, cuando apenas contábamos con algunos telescopios grandes, como el Zeiss del Observatorio de Montevideo, el venerable Fitz de la AAA, que en esa época era “portátil” y había que armarlo entre cuatro personas por lo pesado que era, o algún aficionado potentado que contara con su instrumento y luego…muchos de nosotros con los queridos prismáticos. Estos últimos, dieron la nota en ese momento. Eramos jóvenes y nos movilizaba mucho el explorar el cielo en los ratos libres por las noches…en una de esas tantas nocturnidades mías, me encuentro con algo que no había visto en noches anteriores y justo se localizaba sobre la Nube Mayor de Magallanes, pero de qué se trataba? Y allí comenzó la ronda telefónica con otros aficionados. En el contexto de esa época, donde no había celulares, ni internet y con suerte algunos podían contar con teléfono, sino había que ir al viejo teléfono monedero de la calle para llamar, se hacía dificultosa las comunicaciones pero todos logramos manifestar al unísono que algo estaba sucediendo. Claro está, que en nuestra falta de experiencia de la observación, no nos habíamos dado cuenta que estábamos en la presencia de uno de los eventos más cataclísmicos de la historia. Yamandú Fernández, constructor artesanal de telescopios y observador agudo de esa época comentó que era efectivamente una SUPERNOVA. Sin embargo, y por eso resalté sobre las comunicaciones párrafos arriba, no era fácil reportar esa observación porque sólo se contaba con envío de telegramas a la IAU y para un aficionado era bastante caro. Habían pocas computadoras con conexión externa para emails y sólo en centros de investigación, en una palabra, inaccesible.
En nuestra AAA en esa época ni siquiera teníamos computador y Raúl Salvo en ese momento fue quien tomó la iniciativa en el área de estimación de brillo de estrellas variables y se armó el equipo de observación de la Supernova. Fueron varios meses que estuvo a tiro nuestro y armamos la curva de luz. Sin embargo, los temores fueron varios. Ni sabíamos si lo que estábamos haciendo estaba bien, fue todo al acierto u error. La incógnita estuvo hasta la presentación en el Encuentro de Astrónomos Aficionados en 1988, cuando en la charla de Raúl Salvo presentando los resultados, intervino Jaime García del Instituto Copérnico indicando que las observaciones realizadas estaban a la par de aficionados avanzados, las cuales todos recibimos un gran empuje para continuar en el tiempo realizando otras tareas. Ya pasaron muchos años, el equipo ya no está, pero cada integrante le quedará en el recuerdo a la Supernova y el gran resultado del trabajo mancomunado.

La enana ultrafría y los siete planetas

Nota de los editores:

Publicamos el abstract original remitido por ESO, pero también fue emitida en directo por NASA TV y retransmitida por TeleCosmos TV, la conferencia de prensa desde la NASA, brindada por los astrónomos investigadores. Un evento de características únicas en la historia de la Ciencia.

Utilizando el telescopio TRAPPIST–Sur, instalado en el Observatorio La Silla, el Very Large Telescope (VLT), en Paranal, y el telescopio espacial Spitzer de la NASA, así como otros telescopios del mundo [1], los astrónomos han confirmado la existencia de, al menos, siete pequeños planetas orbitando la estrella enana roja fría TRAPPIST-1 [2]. Todos los planetas, nombrados como TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, en orden creciente de distancia de su estrella, tienen tamaños similares a la Tierra [3].
Los astrónomos observaron los cambios en la emisión de luz de la estrella causados por cada uno de los siete planetas que pasan delante de ella — un evento conocido como tránsito — y esto les permitió extraer información acerca de sus tamaños, composiciones y órbitas [4]. Descubrieron que, al menos los seis planetas interiores, son comparables a la Tierra en cuanto a tamaño y temperatura.

El autor principal, Michaël Gillon, del Instituto STAR en la Universidad de Lieja (Bélgica) está encantado con los resultados: “Se trata de un sistema planetario sorprendente, no sólo porque hayamos encontrado tantos planetas, ¡sino porque son todos asombrosamente similares en tamaño a la Tierra!”.

Con tan solo el 8% la masa del Sol, TRAPPIST-1 es muy pequeña en términos estelares (solo un poco más grande que el planeta Júpiter) y, aunque está relativamente cerca de nosotros, en la constelación de Acuario (el aguador), es muy tenue. Los astrónomos esperaban que este tipo de estrellas enanas pudieran albergar muchos planetas del tamaño de la Tierra en órbitas apretadas, convirtiéndolas en objetivos prometedores para la búsqueda de vida extraterrestre, pero TRAPPIST-1 es el primer sistema de este tipo descubierto.

El coautor Amaury Triaud amplía la información: “La emisión de energía de estrellas enanas como TRAPPIST-1 es mucho más débil que la de nuestro Sol. Para que hubiera agua en sus superficies los planetas tendrían que estar en órbitas mucho más cercanas que las que podemos ver en el Sistema Solar. Afortunadamente, parece que este tipo de configuración compacta ¡es lo que estamos viendo alrededor de TRAPPIST-1!”.

El equipo determinó que todos los planetas del sistema son similares en tamaño a la Tierra y a Venus, o un poco más pequeños. Las mediciones de densidad sugieren que, al menos, los seis planetas de la zona más interna son probablemente rocosos en su composición.

Las órbitas planetarias no son mucho más grandes que las del sistema galileano de lunas de Júpiter y mucho más pequeñas que la órbita de Mercurio en el Sistema Solar. Sin embargo, el pequeño tamaño de TRAPPIST-1 y su baja temperatura significan que la energía que proporciona a sus planetas es similar a la recibida por los planetas interiores de nuestro Sistema Solar; TRAPPIST-1c, d y f reciben cantidades similares de energía que Venus, la Tierra y Marte, respectivamente.

Los siete planetas descubiertos en el sistema podrían, potencialmente, tener agua líquida en sus superficies, aunque sus distancias orbitales hacen que esto sean más probable en algunos de los candidatos que en otros. Los modelos climáticos sugieren que los planetas más interiores, TRAPPIST-1b, c y d, son probablemente demasiado calientes para albergar agua líquida, excepto tal vez en una pequeña fracción de sus superficies. La distancia orbital del planeta más externo del sistema, TRAPPIST-1h, no se ha confirmado, aunque es probable que sea demasiado distante y frío para albergar agua líquida — suponiendo que no esté teniendo lugar ningún proceso de calentamiento alternativo [5].  TRAPPIST-1e, f y g, sin embargo, representan el santo grial para los astrónomos cazadores de planetas, ya que orbitan en la zona habitable de la estrella y  podrían albergar océanos de agua en sus superficies [6].

Estos nuevos descubrimientos hacen del sistema de TRAPPIST-1 un objetivo muy importante para futuros estudios. El Telecopio Espacial Hubble de NASA/ESA ya está siendo utilizado para buscar atmósferas alrededor de los planetas y el miembro del equipo, Emmanuël Jehin, está entusiasmado con las futuras posibilidades: “Con la próxima generación de telescopios como el E-ELT (European Extremely Large Telescope de ESO), y el telescopio espacial JWST (NASA/ESA/CSA James Webb Space Telescope) pronto podremos buscar agua e incluso pruebas de vida en estos mundos”.

Notas

[1] Además del telescopio espacial Spitzer de la NASA, el equipo usó muchas otras instalaciones terrestres: TRAPPIST–Sur en el Observatorio La Silla de ESO (Chile); HAWK-I , instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO (Chile); TRAPPIST–Norte (Marruecos); el telescopio de 3,8 metros UKIRT (Hawái); el telescopio Liverpool de 2 metros y el telescopio William Herschel de 4 metros, en la isla canaria de La Palma (España); y el telescopio de 1 metro SAAO (Sudáfrica).

[2] TRAPPIST–Sur (the TRAnsiting Planets and PlanetesImals Small Telescope–South, pequeño telescopio para el estudio del tránsito de planetas y planetesimales) es un telescopio robótico belga de 0,6 m operado desde la Universidad de Lieja e instalado en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Pasa gran parte de su tiempo monitorizando la luz de alrededor de 60 estrellas enanas ultrafrías cercanas y enanas marrones (“estrellas” que no son lo suficientemente masivas como para iniciar la fusión nuclear sostenida en sus núcleos) en busca de evidencia de tránsitos planetarios. TRAPPIST-Sur, junto con su gemelo TRAPPIST–Norte, son los precursores del sistema SPECULOOS, que actualmente se está instalando en el Observatorio Paranal de ESO.

[3] A principios de 2016, un equipo de astrónomos, liderado también por Michaël Gillon, anunció el descubrimiento de tres planetas orbitando a TRAPPIST-1. Intensificaron sus observaciones de seguimiento del sistema, principalmente debido a un destacado tránsito triple observado con el instrumento HAWK-I del VLT. Este tránsito demostró claramente que había, al menos, un planeta desconocido más orbitando la estrella. ¡Y esa histórica curva de luz muestra, por primera vez, tres planetas templados tipo tierra, dos de ellos en la zona habitable, pasando delante de su estrella al mismo tiempo!

[4] Este es uno de los principales métodos que utilizan los astrónomos para identificar la presencia de un planeta alrededor de una estrella. Miran la luz proveniente de la estrella para ver si parte de la luz es bloqueada a medida que el planeta pasa por delante de su estrella en la línea de visión desde la Tierra (transita la estrella, como dicen los astrónomos). Mientras el planeta orbita alrededor de su estrella, esperamos ver pequeñas y regulares disminuciones en la luz proveniente de la estrella justo cuando el planeta pasa delante de ella.

[5] Estos procesos pueden incluir calentamiento de marea, que haría que la fuerza gravitacional de TRAPPIST-1 causara deformaciones repetidas en el planeta, desencadenando fuerzas de fricción internas y la generación de calor. Este proceso  es el responsable del volcanismo activo en la luna Io de Júpiter. Si TRAPPIST-1h también conserva una atmósfera rica en hidrógeno primordial, la tasa de pérdida de calor podría ser muy baja.

[6] Este descubrimiento también representa la mayor cadena de exoplanetas conocidos que orbitan entre sí con resonancia orbital cercana. Los astrónomos midieron cuidadosamente cuánto tarda cada planeta del sistema en completar una órbita alrededor de TRAPPIST-1 —conocido como el período de la revolución— y luego calcularon la proporción del periodo de cada planeta y la de su siguiente vecino más lejano. Los seis planetas interiores de TRAPPIST-1 tienen relaciones de períodos con sus vecinos que están muy cerca de cocientes simples, tales como 5:3 o 3:2. Esto significa que, probablemente, los planetas se formaron juntos más lejos de su estrella y se han movido desde entonces hacia el interior hasta formar su configuración actual. Si es así, podrían ser mundos de baja densidad y ricos en volátiles, sugiriendo una superficie helada y/o una atmósfera.

Información adicional

Este trabajo de investigación se ha presentado en el artículo científico titulado “Seven temperate terrestrial planets around the nearby ultracool dwarf star TRAPPIST-1”, por M. Gillon et al., y aparece en la revista Nature.

El equipo está formado por M. Gillon (Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica); A. H. M. J. Triaud (Instituto de Astronomía, Cambridge, Reino Unido); B.-O. Demory (Universidad de Berna, Berna, Suiza; Laboratorio Cavendish, Cambridge, Reino Unido); E. Jehin (Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica), E. Agol (Universidad de Washington, Seattle, EE.UU.; Laboratorio Planetario Virtual del Instituto de Astrobiología de la NASA, Seattle, EE.UU.); K. M. Deck (Instituto Tecnológico de California, Pasadena, CA, EE.UU.);, S. M. Lederer (Centro Espacial Johnson de la NASAr, Houston, EE.UU.); J. de Wit (MIT, Instituto Tecnológico de Massachusetts, Cambridge, MA, EE.UU.); A. Burdanov (Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica); J. G. Ingalls (Instituto Tecnológico de California, Pasadena, CA, EE.UU.); E. Bolmont (Universidad de Namur, Namur, Bélgica; Laboratorio AIM Paris-Saclay, CEA/DRF – CNRS – Univ. París Diderot – IRFU/SAp, Centro de Saclay, Francia); J. Leconte (Univ. Burdeos, Pessac, Francia); S. N. Raymond (Univ. Burdeos, Pessac, Francia); F. Selsis (Univ. Burdeos, Pessac, Francia); M. Turbet (Universidades de la Sorbona, París, Francia); K. Barkaoui (Observatorio Oukaimeden, Marrakech, Marruecos); A. Burgasser (Universidad de California, San Diego, California, EE.UU.); M. R. Burleigh (Universidad de Leicester, Leicester, Reino Unido); S. J. Carey (Instituto Tecnológico de California, Pasadena, CA, EE.UU.); A. Chaushev (Universidad de Leicester, Reino Unido); C. M. Copperwheat (Universidad John Moores de Liverpool, Liverpool, Reino Unido); L. Delrez (Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica; Laboratorio Cavendish, Cambridge, Reino Unido); C. S. Fernandes (Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica); D. L. Holdsworth (Universidad de Central Lancashire, Preston, Reino Unido); E. J. Kotze (Observario Astronómico Sudafricano, Ciudad del Cabo, Sudáfrica); V. Van Grootel (Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica); Y. Almleaky (Universidad Rey Abdulaziz, Jeddah, Arabia Saudí; Centro Rey Abdullah de Observaciones del Creciente y Astronomía, Makkah Clock, Arabia Saudí); Z. Benkhaldoun (Observatorio Oukaimeden, Marrakech, Marruecos); P. Magain (Universidad de Lieja, Lieja, Bélgica), y D. Queloz (Laboratorio Cavendish, Cambridge, Reino Unido; Departamento de Astronomía, Universidad de Ginebra, Suiza).

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de dieciséis países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con el país anfitrión, Chile. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Además, cerca de Paranal, en Cerro Armazones, ESO está construyendo el E-ELT (European Extremely Large Telescope), el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.

El nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Proyecto Einstein@home – importante para aficionados

Descubriendo objetos astronómicos en tu tiempo libre (o en segundo plano).
El proyecto Einstein@Home ha descubierto el mayor sistema binario conocido hasta el momento, formado por una estrella de neutrones y un radio pulsar.
El sistema Einstein@Home utiliza los recursos libres de computadoras personales de voluntarios para analizar datos provenientes diversas fuentes como el Observatorio de Ondas Gravitacionales LIGO Scientific Collaboration, el radiotelescopio de Arecibo o el satélite de rayos gama Fermi. Con más de 50000 computadoras conectadas a la red, Einstein@Home se cuenta entre los 60 mayores proyectos de supercomputación del mundo.
Para sumarte al proyecto visita: https://einsteinathome.org/

Agradecemos al Sr. Martin Monteiro por la información

Importante donación para la AAA

En el día de ayer, 16 de Enero de 2017, la Directiva de la Asociación de Aficionados a la Astronomía de Uruguay, en su primera sesión, recibió al Lic. Milton Hourcade.
Recibió de donación un telescopio Celestron Astro Master 114, a efectos de realizar la formación de nueva generación de amateurs y de divulgación de la ciencia astronómica en general.
En las fotografías acompañan a la donación, su donante el Lic. Milton Hourcade, el presidente de la AAA, Aquiles Cladera, con los directivos, Roxana Romero, Sergio Babino, Carlos Costa, Mario Manzanares y el Prof. Antonio Labrador.