Historia

foto_fundacion Un 16 de octubre del año 1952, un grupo de entusiastas amantes de la astronomía crearon un sueño, agrupar a los aficionados a la astronomía de todo el país en una institución a la que llamaron Asociación de Aficionados a la Astronomía, entre ellos se encontraban, el Profesor Juan Diego Sans, Don Juan Angel Viera, socio nº 1, la Profesora y Licenciada Esmeralda Mallada y la Prof. Gladys Vergara. El espíritu de los que iniciaron el camino de nuestra institución, sigue vigente en los objetivos de quienes actualmente estamos trabajando, con el continuo y constante trabajo de mucha gente.

Aniversario

aniv1Pasaron muchos años y del local de reuniones de la Asociación de Estudiantes de Medicina, luego de unos años, la sede de la Asociación pasó a ser el flamante Planetario Municipal, proyecto apoyado y alentado por la propia Asociación y que se plasmó en el año 1954, siendo su primer director el Prof. Nigel Wolf, quien entre sus primeras preguntas al llegar a nuestro país a instalar el Planetario dijo: “¿Existe alguna Asociación de Aficionados?”. Allí estaba un grupo de gente que fue cambiando con el tiempo, nuevas generaciones se mezclaron con los fundadores y nuevos proyectos fueron surgiendo, la edición de una revista, la compra de instrumental, la construcción de un observatorio, un taller de construcción de telescopios, cursos de astronomía que luego fueron adoptados por el propio Planetario. En la actualidad, la Asociación sigue creciendo y se desarrollan nuevos proyectos, como la construcción de la segunda estación astronómica, en el complejo “Los Molinos” cuyas obras siguen avanzando al mismo tiempo que se mejoran las instalaciones del Observatorio Albert Einstein. Todo el trabajo que se realiza en la actualidad sigue con el objetivo inicial, nuclear a los amantes de la astronomía y dar el espacio para el crecimiento personal de todos y cada uno, con el intercambio de experiencias y el aprendizaje continuo, en el entendido que el avance de la ciencia y el conocimiento humano, son la base del crecimiento de la sociedad y la especie humana en su conjunto, trabajando solidariamente, transmitiendo los aprendizajes sin ningún tipo de egoísmo, más allá de todo interés particular o personal. El siglo XXI se nos muestra lleno de nuevos logros, que llegarán sin duda con el trabajo y la participación de todos los que pensamos que el conocimiento es la base de la independencia y la libertad.

Los comienzos de la asociación

A principios de l952 Viera y yo éramos alumnos del Dr. Félix Cernuschi en la Facultad de Humanidades y Ciencias . Yo había sido alumno del Prof. Carlos A. Etchecopar en el Instituto de Estudios Superiores durante l940 y l941. Eran cursos de Mecánica Celeste que después pasaron ,como gran parte del Instituto , a la nueva Facultad de H.y C. En l942 yo no tenía a donde ir pues no había cursos de Astronomía en ninguna parte . Solamente un curso para futuros agrimensores pero , como pueden imaginar, versaban sobre problemas de Astronomía de Posición y Astronomía Esférica que ya había estudiado en Secundaria y con el Prof. Mario Coppetti que enseñaba en la Escuela Naval cosa que hizo – años después – Félix Cernuschi. De modo que era un náufrago sin balsa. La balsa que hallé fue en el Servicio Meteorológico de cuyo Director de la Estación Prado , el Prof. José Ma. Bergeiro me hice amigo. Existía alrededor suyo una Sociedad Meteorológica cuyos miembros -todos aficionados – hacían observaciones de nubes, registro de lluvias, pronósticos de sequías. En el jardín del fondo había una caseta de material con cúpula giratoria donde estaba el refractor Zeiss de l2 cms. Que ahora pasa los últimos días de su azarosa vida en el complejo de Los Molinos donde procuran restaurar su mecanismo de relojería . Ese telescopio era operado por el propio Bergeiro siempre que alguien quería observar con él. A lo largo de l942 (¿se da cuenta de que estoy hablando de hace 56 años ¿) lo utilicé muchas veces con un amigo _ Pereira de Castro – que después fue Ingeniero en UTE y falleció hace unos años. De vez en cuando visitaba al amigo Bergeiro y cuando – l0 años más tarde – regresé a la Astronomía ocurrieron los hechos que condujeron a la creación de la AAA. En l952 había dos nichos astronómicos. Las clases de Astronomía Teórica a cargo de Etchecopar (las que años atrás había dado en el Inst.de EE.SS. y los recién inaugurados del Dr. Cernuschi – pura Astrofísica . Cernuschi se había graduado como Dr.- en Física (Ph.D.) en Cambridge , Inglaterra en su época de oro Fue alumno de J.J. Thompson , P.A.M. Dirac, Eddington ,etc. y compañero de clase de Fred Hoyle, el ruso Sergei Gaposchkin que después emigró a EE-UU y se casó con Cecilia Payne.
juandiegoAllí trabajaron juntos en el Observatorio de Harvard. También Cernuschi estuvo dos años en Harvard donde estaban León Campbell , Bart Bok y su esposa Priscilla, el italiano Luigi Jacchia, etc. En l953 fui el único alumno en la vieja Facultad. En l954 aparecieron varios estudiantes brillantes como Julio Amorín que sigue siendo mi amigo y vive en París, Sayd Codina que en l973 emigró a Brasil y es actualmente el Director del Observatorio Nacional con sede en Río. Otro alumno del 54 fue Hugo Guinovart que fue profesor en el Planetario y hasta llegó a ser Director . Después se fue a la Argentina donde estuvo un tiempo en el nuevo Planetario de Buenos Aires.
Soy consciente de kmart coupon code que me fui por las ramas y rebobino hasta l952. Por Cernuschi supimos – Viera y yo – que en Montevideo vivía don Carlos Cardalda que había fundado en l929 la AAAA o sea la Asociación Argentina Amigos de la Astronomía y que el gobierno lo había hecho emigrar al Uruguay al igual que Cernuschi. Ya estábamos cavilando con Viera en la posible creación en Montevideo de una Asociación similar. Visitamos a Cardalda del que nos hicimos amigos (era mucho mayor que nosotros dos) y nos reunimos con él varias veces y nos dio consejos para la fundación de la Sociedad Uruguaya. En Octubre del 52 Viera y yo llamamos a una reunión que tuvo lugar en el local de la Asociación de Estudiantes de Medicina en la calle Andes.
Antes yo había hablado con el Prof.Bergeiro al que le gustó la idea tanto es así que la gente de Astronomía que lo rodeaba se pasó de inmediato a la Asociación que se formaba.

aniv2Lo mismo pasó con Etchecopar que desde el principio mandó para que se unieran a nosotros sus alumnos Gladys Vergara y Clemente Hermida que estuvieron presentes en esa reunión inicial. También acudieron el Mayor Amaro (después Teniente Coronel) que era doctor en Química, el profesor de la Facultad de Agrimensura Cerviño , el Prof. Píriz , del grupo de Bergeiro y que colaboró mucho en la elaboración de los Estatutos , Sicardi (creo que Luis) que era pariente de Barbato y que fue muy importante para que nos cedieran desde que se creó el Planetario el lugar en que ustedes – nuestros muy queridos herederos – aún ocupan después de mil vicisitudes.
Y así nació la AAA que si todavía existe es gracias al trabajo y abnegación de esa magnífica Directiva y las que la precedieron . Sólo imploro que, como lo establecen los Estatutos, mantengan a la Asociación ajena a toda expresión de fe religiosa o idea política. Este principio se fijó de común acuerdo con los otros redactores de los Estatutos como ser el Escribano Urruty, Viera , Píriz y el que suscribe. En eso seguimos el consejo de don Carlos Cardalda que había experimentado problemas en la Argentina por razones tanto políticas como ideológicas. Por desgracia cuando la AAA tuvo dificultades años después con las autoridades de turno los Estatutos sirvieron de escudo y nos pudimos librar de varios problemas . Me olvidé de mencionar que alrededor de los meteorólogos se había formado una Sociedad Astronómica que fue disuelta en la AAA por sugerencia del Prof.Bergeiro. De ahí la presencia de Piriz , el meteorólogo, en el proceso fundacional . Los inicios de la AAA , nuestras idas al Observatorio de El Prado ( la estación Prado del Meteorológico) todos los sábados con buen tiempo es tema para otra posible nota para la que pueden servir de guía las Actas de esos primeros tiempos.

Desde aquellos tiempos de la fundación de la Asociación, se ha realizado mucho trabajo en la difusión de la ciencia astronómica. Los cursos que hoy dicta el planetario tuvieron su origen en la iniciativa de socios de la AAA eran o serían luego funcionarios del Planetario. En los años sesenta se comenzó la construcción del Observatorio de la AAA, que cuenta con el telescopio refractor más grande de nuestro país, y se organizó el primer congreso uruguayo de astronomía. y se organizó la expedición científica a México para la observación del eclipse total de Sol.aniv6-300x225
Ya en 1982, con nuevos integrantes que se sumaron a los “veteranos”, se organizó el segundo congreso uruguayo de astronomía y la primera reunión Latinoamericana, donde se realiza la refundación de la LIADA. Se trata de una época de gran efervescencia observacional donde se realizan grandes campañas observacionales de cometas, variables, sol, meteoros y planetas, además de realizar astrometrías visuales de asteroides. Liga Iberoamericana de Astronomía, de la que nuestra institución ejerció la presidencia desde 1993 a 1996. Se finalizaron las obras en el observatorio Einstein y se comenzó la construcción del telescopio de 38 cm y la segunda estación astronómica, en el complejo de Los Molinos.

En 1986 se realizó un convenio con Kodak y la IMM con nuestra institución como intermediara, donde se montó un centro de observación del cometa Halley, se brindaron conferencias y pasaron unas 100.000 personas. A partir de 1990 se comenzaron las obras en la segunda estación de la AAA y se organizó la V Convención Regional de la LIADA, junto con una reunión de planetarios, en la que la AAA representó a nuestro planetario y se realizaron varias exposiciones como la dedicada a Nicolás Copérnico, en colaboración con la embajada de Polonia. En 1992 se realizó una expedición a José Ignacio para la observación del eclipse total de Sol y la mencionada V convención regional. A partir de 1997, se acrecentó la colaboración entre la AAA y el planetario, que consistió siempre en el apoyo instrumental a los cursos, se continuó con el mejoramiento de la biblioteca y la edición de la revista CANOPUS, que a la fecha está en el 18ª año de publicación. En 1997 se comenzó el ciclo de conferencias con la utilización de las nuevas tecnologías incorporadas al planetario. Donde la AAA diseñó la conexión de la computadora a los cañones de video para dictar las conferencias para público realizadas los domingos.

Juan Diego Sans