Arizona State University (ASU) recibe la primera bola de barro extraterrestre en 50 años.


Muestras de meteoritos de Aguas Zarcas, donadas al Centro de Estudios de Meteoritos de ASU por el coleccionista privado Michael Farmer. Foto cortesía de ASU.

El 23 de abril a las 9:09 pm hora local, los residentes de Aguas Zarcas, un pequeño pueblo de Costa Rica,  vieron una gran «bola de fuego» en el cielo .

La bola de fuego reportada era un meteoro del tamaño de una lavadora. Cuando entró en la atmósfera de la Tierra, se separó y llovieron cientos de meteoritos en y alrededor de la pequeña ciudad, incluida una roca de dos libras (0.9 Kilos) que se estrelló contra el techo de una casa local, rompiendo la mesa del comedor de abajo.

Detalle de sitios de caída del Meteorito Aguas Zarcas. A y B: Orificio hecho por el impacto en el techo de la casa en La Caporal de Aguas Zarcas. C y D: Mesas plásticas donde terminó de caer. E: Pequeño cráter de impacto en el sitio La Cocaleca de La Palmera.
Crédito Universidad de Costa Rica.

Un meteorito de la caída de Aguas Zarcas perforó el techo de una caseta de perro, perdiendo por poco el perro dormido, apropiadamente llamado Rocky. Mike Farmer, quien donó muestras del meteorito a ASU, está fotografiado aquí en Aguas Zarcas con «Rocky» y otro perro, ambos ilesos por la caída del meteorito. 
Foto cortesía de Michael Farmer.

El meteorito de la caída de Aguas Zarcas que perforó el techo de la caseta de perro de Rocky.
Foto cortesía de Michael Farmer.

Si bien las caídas de meteoritos ocurren en todo el mundo de manera regular, los primeros informes indicaron que este meteorito pertenece a un grupo especial llamado «condritas carbonosas» que son ricas en compuestos orgánicos y están llenas de agua. 

«Muchas condritas carbonáceas son bolas de barro que tienen entre 80 y 95% de arcilla», dijo  Laurence Garvie , profesor de investigación en la  Escuela de Exploración de la Tierra y el Espacio  y curador del  Centro de Estudios de Meteoritos de la Universidad Estatal de Arizona . «Las arcillas son importantes porque el agua es una parte integral de su estructura».

A partir de estos primeros informes, se inició la carrera para recoger muestras y llevarlas de vuelta a los laboratorios de todo el mundo para su análisis científico.

Elipse aproximada de caída de los fragmentos del meteorito Aguas Zarcas. A, B y C indican los sitios de los 3 fragmentos mayores recuperados hasta el momento, según tamaño decreciente. El inserto muestra la dirección aproximada del bólido observado en Costa Rica (flecha amarilla) y el sitio del impacto (estrella roja). Mapas a partir de Google Earth.

«Estos tenían que ser recolectados rápidamente y antes de llover», explicó Garvie. «Debido a que son en su mayoría de arcilla, tan pronto como estos tipos de meteoritos se mojan, se deshacen».

Afortunadamente, los recolectores de meteoritos tuvieron cinco días sin lluvia en la región para recolectar muestras de la caída. Cerca de 55 libras (25 Kg.) de meteoritos (colectivamente del tamaño de una gran pelota de playa) se han recuperado hasta el momento.


Un inusual meteorito con forma de punta de flecha de Aguas Zarcas, que pesa 146.2 gramos. 
Esta muestra pertenece al coleccionista privado, Michael Farmer.
Foto cortesía de «Arizona State University» (ASU).

Hasta la semana pasada, ASU ha adquirido varias muestras de meteoritos de la caída de Aguas Zarcas, que fueron donadas por el recolector de meteoritos Michael Farmer. El granjero viajó a Costa Rica inmediatamente después de la caída del meteorito para comprar y recolectar los meteoritos de los residentes de Aguas Zarcas. Un donante privado también ha proporcionado fondos para que ASU compre muestras adicionales de meteoritos de este otoño. 

ASU lidera la clasificación de la caída del meteorito de Aguas Zarcas

Una vez que Garvie recibió las muestras donadas, se apresuró a regresar al laboratorio en el campus Tempe de ASU para realizar los análisis necesarios para determinar la clasificación de los meteoritos. Ahora lidera un esfuerzo de clasificación internacional.

«Estaba en el laboratorio a las 5 am de la mañana siguiente después de recoger las muestras para prepararlas para los análisis iniciales», dijo Garvie. «La clasificación de los nuevos meteoritos puede ser como una carrera con otras instituciones, y necesitaba que la ASU fuera la primera para que tengamos el reconocimiento de ser la colección que contiene y cura el material del espécimen tipo». 

El Centro de Estudios de Meteoritos de ASU tiene una instalación curatorial especializada para meteoritos, una que compite con muchas otras instalaciones internacionales. En particular, la ASU tiene gabinetes de nitrógeno para el almacenamiento de meteoritos particularmente sensibles al aire, donde la atmósfera de nitrógeno conserva los meteoritos y detiene su degradación. 

«Si dejas esta condrita carbonácea en el aire, perdería algunas de sus afinidades extraterrestres», explicó Garvie. «Estos meteoritos deben ser curados de manera que puedan usarse para la investigación actual y futura, y tenemos esa capacidad aquí en ASU». 

Para el proceso de clasificación de meteoritos, Garvie está trabajando con Karen Ziegler del Instituto de Meteoríticas de la Universidad de Nuevo México. En su laboratorio, Ziegler analizó las muestras en busca de sus isótopos de oxígeno, lo que ayuda a determinar qué características comparte este meteorito con otras condritas carbonosas.

Garvie también está trabajando con la profesora Emerita Sandra Pizzarello , de ASU School of Molecular Sciences  , una química orgánica conocida por su trabajo con los meteoritos de condrita carbonácea. El análisis de Pizzarello está ayudando a determinar el inventario orgánico de la muestra, que puede proporcionar información sobre si estos tipos de meteoritos proporcionaron los ingredientes para los orígenes de la vida en la Tierra. 

En última instancia, los meteoritos serán aprobados, clasificados y nombrados por el  comité de nomenclatura de la Sociedad Meteorítica , un equipo internacional de 12 científicos que aprueban todos los nuevos meteoritos clasificados. Esta aprobación es el primer paso y el más importante de un análisis científico en profundidad.

La naturaleza ha dicho: ‘¡Aquí estás!’

Debido a su composición rica en agua, las condritas carbonosas pueden proporcionar información sobre cómo podemos extraer el agua de los asteroides en el espacio como un recurso más allá de la Tierra.

«Tener este meteorito en nuestro laboratorio nos da la capacidad, con un análisis más profundo, de desarrollar, en última instancia, tecnologías para extraer agua de asteroides en el espacio», dijo Garvie. 

Garvie y su equipo, al igual que científicos de todo el mundo, analizarán estos meteoritos, durante los próximos años, para obtener nuevos conocimientos sobre la extracción de agua de los meteoritos, así como información sobre los orígenes del Sistema Solar y el proceso orgánico. 

«La naturaleza ha dicho ‘aquí estás’, y ahora tenemos que ser lo suficientemente inteligentes para separar los componentes individuales y entender lo que nos están diciendo», dijo Garvie.

Condritas carbonáceas

El meteorito costarricense proviene de un asteroide que fue un planeta temprano (planetesimal) que tenía agua y materiales orgánicos. «Se formó en un ambiente libre de vida, luego se conservó en el frío y el vacío del espacio por 4.560 millones de años y luego «se dejó caer» en Costa Rica la semana pasada», explicó Garvie.

Por casualidad, la última caída de un meteorito de condritas carbonáceas de este significado, ocurrió hace 50 años en 1969 y fue curada por otro profesor de la ASU y director fundador del Centro de Estudios de Meteoritos de la ASU,  Carleton Moore , que ahora es profesor de Regentes Eméritos de la ASU. El meteorito cayó a la Tierra cerca de Murchison, Australia, en 1969 y es uno de los meteoritos más estudiados del mundo.


Esta colorida imagen es un mapa de elementos compuestos que muestra la distribución de diferentes minerales a escala microscópica en un fragmento de un meteorito de Aguas Zarcas. Los colores amarillo anaranjado muestran la distribución de un mineral llamado tochilinita, los colores azul profundo representan el olivino y los colores rojos son pentlandita y pirrotina.
Foto cortesía de ASU.

«Las condritas carbonáceas son relativamente raras entre los meteoritos, pero son algunas de las más buscadas por los investigadores porque contienen las pistas mejor conservadas sobre el origen del Sistema Solar», dijo el director del centro,  Meenakshi Wadhwa  . «Este nuevo meteorito representa uno de las adiciones científicamente significativas a nuestra maravillosa colección en los últimos años «.

La otra conexión de ASU con esta reciente caída de meteoritos en Costa Rica es que las muestras se parecen mucho a lo que los científicos están descubriendo en la misión OSIRIS-REx al asteroide Bennu, en la cual ASU tiene el  Espectrómetro de Emisiones Térmicas (OTES) diseñado por Phil Christensen . Este instrumento está haciendo mapas de temperatura y minerales del asteroide Bennu, que se cree que está compuesto por un remanente de condrita carbonácea planetesimal. 

Muestra en exhibición y abierta al público en ASU

Las muestras de esta caída de meteorito, y muchas otras, están en exhibición para el público en el campus de ASU Tempe en la colección del Centro de Estudios de Meteoritos en el segundo piso del Edificio Interdisciplinario de Ciencia y Tecnología IV. 

El Centro de Estudios de Meteoritos de ASU es el hogar de la mayor colección de meteoritos universitarios del mundo, con más de 40,000 especímenes individuales que representan más de 2,100 distintos meteoritos que caen y encuentran. La colección se utiliza activamente para la investigación geológica, planetaria y de ciencias espaciales en ASU y en todo el mundo.

Fuente del artículo: Arizona State University.

Artículo original: «ASU receives the first extraterrestrial mud ball in 50 years. Karin Valentine. May 20, 2019.

Material relacionado:

La noticia presentada por la Universidad de Costa Rica:

La UCR confirma que roca caída en San Carlos es un meteorito. Patricia Blanco Picado . Univ. de Costa Rica. 29 de Abril de 2019. Ver video.

El informe presentado por la Sección de Petrografía y Geoquímica de la Universidad de Costa Rica (UCR):

El Meteorito Aguas Zarcas, caído el 23 de abril del 2019. Gerardo J. Soto, Oscar H. Lücke & Pilar Madrigal. Sección de Petrografía y Geoquímica Escuela Centroamericana de Geología, Universidad de Costa Rica.

Un trabajo del autor del estudio Dr. Gerardo Soto, haciendo un análisis de los meteoritos caídos en Costa Rica:

METEORITOS Y METEOROS EN COSTA RICA(VERDADEROS, POSIBLES Y FALSOS). Gerardo J. Soto .

Caso reciente en Uruguay:

Meteorito de San Carlos. Dr. Gonzalo Tancredi, Lic Pablo Nuñez, Prof. Valentina Pezano.

Recursos introductorios sobre meteoritos:

Un recurso introductorio sobre meteoritos, pleno de referencias, en idioma Inglés y Español es:

Meteorites and their propierties. Dr. David A. Kring. World Wide Web Edition. Lunar and Planetary Institute. 1998.

Presentando el tema en la forma de preguntas y respuestas, está el artículo:

Will an asteroid hit Earth? Your questions answered. Bruce Betts • The Planetary Society. June 26, 2018.

Un abordaje del tema de los meteoritos a través de una selección de recursos, se encuentra en el apartado «Material relacionado del artículo:

El descubrimiento de 43 meteoritos raros en Suecia plantea desafíos a nuestra comprensión del Sistema Solar. Carlos Costa. asociación de aficionados a la Astronomía de Uruguay. 29 de Enero, 2017.

Sobre los NEAS:

El lector encontrará toda la información, ya sean artículos libros o videos, sobre los programas y sistemas de detección de asteroides, las bases de datos de asteroides, los trabajos sobre deflexión de asteroides, los proyectos que investigan y hacen divulgación sobre NEOs y temas afines, los  impactos de asteroides en la Tierra, etc. en el apartado “Material relacionado” del artículo:

El pasaje cercano a la Tierra de un asteroide, beneficiará a la Red de Detección y Seguimiento de NEOS de la NASA”, Carlos Costa. AAA. Julio 28, 2017.

Un nuevo telescopio para observar objetos que cambian rápidamente:

New California telescope aims to catch quickly moving celestial events Daniel Clery. Nov. 14, 2017. 

Un trabajo del Dpto. de Astronomía de Facultad de Ciencias de la UDELAR presentado en la 30va Reunión General de la Unión Astronómica Internacional en Viena:

Análisis Histórico de la Caída de Meteoritos. Gonzalo Tancredi, Ismael Acosta, Natalia Beltrami. Dpto. de Astronomía FCIEN / UDELAR.

Un estudio ingenioso:

Es seguro que tendremos otro «evento de Chelyabinsk» en el futuroLa pregunta es ¿dónde? y ¿cuándo?.

¿Qué podemos decir acerca del «dónde»?.  Esta es justamente la pregunta que dos astrónomos Colombianos, Jorge I. Zuluaga y Mario Sucerquia del «Solar, Earth and Planetary Physics Group» de la Universidad de Antioquia, han intentado responder.  En un paper revelado en los arXiv, los investigadores presentaron un método novedoso para calcular la probabilidad relativa de impacto (RIP por su sigla en inglés) de un meteoroide contra la Tierra. Puesto en términos más simples, la chance de que un impacto de meteoroide ocurra en algún lugar de la Tierra (una ciudad grande como Nueva York o Paris), en lugar de cualquier otro.

La novedad más interesante en el trabajo de Zuluaga y Sucerquia esta en el hecho de el método diseñado por ellos, y que ha sido conveniente llamado «Trazado de Rayos Gravitacional» (GRT por sus siglas en inglés), esta inspirado en técnicas computacionales usadas por la industria de la animación para producir imágenes fotorealistas en juegos y películas. Entérate de los detalles de esta historia aquí:

¿Dónde ocurrirá el próximo «Chelyabinsk»? Jorge I. Zuluaga & Mario Sucerquia. Solar, Earth and Planetary Physics Group» , Universidad de Antioquia. 18 de Enero, 2018.


Mapa de probabilidad de GRT. Con el trazado de rayos gravitacionales se generaron mapas de la probabilidad de impacto relativo (RIP) en función del tiempo durante el día y el día durante un año.

Una extensión de este trabajo acaba de publicarse en el «Monthly Notices of the Royal Astronical Society» (MNRAS) el 27 de Abril, 2019:

Can we predict the impact conditions of metre-sized meteoroids? Jorge I ZuluagaPablo A, Cuartas-Restrepo, Jonathan Ospina, Mario Sucerquia.Monthly Notices of the Royal Astronomical Society: Letters, Volume 486, Issue 1, June 2019, Pages L69–L73, https://doi.org/10.1093/mnrasl/slz060.Published: 27 April 2019

Los comentarios están cerrados.